Si te ruge la boca, checa estos remedios para el mal aliento

Si te ruge la boca, checa estos remedios para el mal aliento

¡Qué ricos son los taquitos con mucho cilantro y cebolla! Pero, cuando regresas a la oficina, todos se enteran de lo que comiste y, peor aún, si olvidas tu cepillo de dientes. Uff, tendrás que hablarles de perfil, ¡qué pena! Este olor poco agradable puede deberse a varias razones, y las principales son comer ciertos alimentos y malos hábitos de higiene bucal. Si es tu caso, tenemos para ti estos remedios para el mal aliento.

¿Qué causa la halitosis?

Como mencionamos arriba, puedes tener mal aliento por varias razones.

  • Alimentos: después de comer, los residuos de alimentos se descomponen, siento la principal causa del mal aliento. Además, hay comidas y bebidas que, por su composición (azufre, sulfatos, ácidos, etc.), contribuyen a que tu boca no huela bien. Algunos ejemplos son la cebolla, ajo, brócoli, lácteos, café, alcohol, rábanos, jugo de tomate, refrescos, azúcar y embutidos.
  • Hábitos de higiene bucal: todas las comidas dejan residuos, por eso, es tan importante lavar bien tu boca después de comer. Claro, hablamos de tener una buena técnica de cepillado y usar hilo dental; el dentista es quien debe indicarte cómo y cuándo hacerlo adecuadamente.
  • Fumar altera la flora bacteriana y seca la boca, evitando que la saliva limpie y regule el pH bucal. Asimismo, los componentes del cigarro se esparcen por tu boca, provocando la temida halitosis.
  • Problemas bucales: la comida y bacterias se acumulan en los agujeros de las caries. Para evitar que te salgan debes limitar los carbohidratos, azúcares y comida chatarra; además, quítate ese mal hábito de morderte las uñas que, también contribuye a la aparición de caries, según el Coordinador Estatal de Estomatología de la Secretaría de Salud en Sonora. Otras causas del mal aliento son las infecciones en la boca, abscesos, inflamación de encías, candidiasis oral, gingivitis, etc.
  • Mal aliento matutino: se debe a que, durante la noche, las bacterias tienen mucho tiempo para multiplicarse sin problema; además, si duermes con la boca abierta, esta se seca y no cumple su función de limpiar y combatir los microorganismos.
  • Enfermedades estomacales (gastritis, úlceras), metabólicas (diabetes, hígado graso, hipertensión, colesterol y triglicéridos altos) y problemas en el riñón (elevación de toxinas).

Te decimos cómo combatir la halitosis

Ahora que sabes las causas, es momento de contarte cómo combatir la halitosis. Primero comencemos con algunas recomendaciones y después te daremos algunos remedios para el mal aliento. ¡Toma nota!

  • Lava tus dientes después de comer, sin olvidar cepillar lengua y encías, y usa hilo dental, como lo recomiende tu dentista. Tómate tu tiempo para limpiar lo mejor posible; hazlo lentamente, pasando por todas las áreas de la boca, por mínimo, dos minutos.
  • Procura comprar un cepillo blando y cambiarlo cada 3 meses, pues ya no es efectivo si está desgastado.
  • Limita el consumo de los alimentos que generan ese molesto y penoso mal aliento.
  • Utiliza enjuague bucal para las zonas donde el cepillo ni el hilo llegan.
  • Evita el exceso de azúcares, refrescos y bebidas endulzadas.
  • Visita al dentista, al menos, dos veces al año.
  • Bebe mucha agua para que tu boca esté hidratada.
Cómo combatir la halitosis
Cómo combatir la halitosis

Remedios para el mal aliento

Ahora sí, lo que estabas esperando: remedios para el mal aliento.

  • Perejil

Seguramente lo has usado para preparar algún alimento, pero tiene más propiedades de las que imaginas. Es diurético y rico en vitamina A y C, hierro y calcio; pero su poder contra la halitosis radica en la clorofila, que elimina toxinas y neutraliza malos olores.

Puedes usarla de diferentes maneras. La primera es masticar directamente unas ramitas de perejil crudo, o sumergirlo en vinagre de manzana durante 15 minutos, y masticar otros 3 minutos. Hazlo después de que te cepilles los dientes.

Otra opción es hacer tu propio enjuague bucal. ¡Es muy fácil! Calienta dos tazas de agua, y cuando hierva, agrega un manojo de perejil picado; deja 10 minutos al fuego y apaga. Revuelve constantemente mientras se enfría, luego cuela y haz buches con esta mezcla después de cada alimento.

  • Vinagre de manzana

Es útil para eliminar toxinas y bacterias, además reduce el estreñimiento, regula los ácidos estomacales y ayuda con los problemas digestivos. También puedes hacer un enjuague bucal casero. Revuelve una cucharada sopera de vinagre de manzana en un vaso de agua al tiempo o caliente, y listo. Se toma con agua para cuidar el esmalte de tus dientes. Haz gárgaras con el enjuague una vez al día.

Si tu mal aliento es por problemas estomacales, prueba con otra versión. Mezcla un vaso de agua con solo media cucharada de vinagre, y bebe antes de las comidas.

  • Té para el mal aliento

Un té siempre cae bien, y más, si combate la halitosis. Tienes muchas opciones, pero te recomendamos:

– Menta: antiséptico y aromático.

– Verde o negro: antioxidantes que actúan contra bacterias.

– Hinojo: tiene efecto digestivo.

– Jengibre: muy usado para problemas del estómago y virales.

– Manzanilla: tiene propiedades antiinflamatorias y digestivas, y ayuda a eliminar toxinas.

  • Bicarbonato de sodio

Otro de los remedios para el mal aliento más usados. Es alcalino, neutraliza los niveles ácidos en la boca y acaba con las bacterias que habitan ahí. Lo mejor es que no daña tus dientes. Tienes 3 opciones para usarlo:

– Con sal: necesitas un vaso con agua tibia, una cucharadita de sal y una de bicarbonato. Mezcla bien y haz gárgaras hasta que te acabes el agua. Descansa un día entre cada aplicación.

– Con agua: disuelve bien una cucharadita de bicarbonato en un vaso con agua caliente; haz buches y gárgaras con esta mezcla.

– Con pasta de dientes: mezcla un poco de tu pasta con media cucharada de bicarbonato y cepilla tus dientes como de costumbre; se hace un día sí y un día no.

Si después de seguir estos consejos, tu mal aliento continúa, quizá tengas algún otro padecimiento. Acude con tu médico para que te revise y te indique qué más debes hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *