¡Cuidar tu piel nunca había sido tan fácil! Haz tu propio protector solar casero

¡Cuidar tu piel nunca había sido tan fácil! Haz tu propio protector solar casero

Seguramente ya sabes que los rayos ultravioletas pueden dañarte en cualquier momento, incluso cuando está nublado. Es más, la luz que emanan los dispositivos electrónicos también causa problemas. Entonces está más que claro que debes cuidar tu piel. Lo que quizá llegue a inquietarte es qué producto usar, cuántas veces, cuál es el mejor, cuánto cuesta, etc. Pero tenemos una gran opción para ti: un protector solar casero. ¡Te decimos cómo hacerlo!

¿Por qué usar un protector solar hecho en casa?

Hay muchas buenas razones para usar un protector solar casero. La primera, es que varios de los productos para cuidar la piel contienen químicos que pueden dañar más de lo que ayudan. ¡Ojo! No decimos que todos sean así, pero, al comprar cualquier producto, alimento y demás, debes aprender a leer etiquetas para elegir bien.

Pero, si haces tu propio protector solar, sabrás perfectamente su contenido, así como su proceso de elaboración. Esto te será muy útil si tienes alergias o piel sensible, ya que puedes elegir ingredientes que no sean agresivos para ella.

Piel sensible
Piel sensible

¿Quieres más ventajas? Resulta más barato que productos comerciales y lo puedes hacer cada vez que lo necesites. Aparte, como seguramente sabes, muchas sustancias naturales tienen grandes beneficios para la piel y para su protección. Entonces si logras una buena mezcla, tendrás un protector solar casero muy efectivo y, lo mejor, personalizado.

Además, si te interesa el medio ambiente, este protector no será dañino. Ya que, si analizas un poco, con productos comunes es muy fácil contaminar el mar y a las especies que viven en él. Entonces, al hacer un producto lo más natural posible, no solo te cuidas a ti, sino a la naturaleza.

¿Cómo hacer un protector solar casero?

Te daremos una receta general que te ayudará a nutrir y cuidar tu piel, pero puedes hacerla con diferentes sustancias que te brinden lo que necesitas.

Necesitas:

  • ½ taza de aceite de oliva
  • ¼ taza de aceite de coco
  • 3 a 5 cucharaditas de polvo de óxido de zinc puro. Toma en cuenta que cada cucharada aporta un FPS de diez. Así que puedes elegir cuánta protección quieres.
  • 30 gramos de cera de abeja, que le da a la mezcla propiedades impermeables.
  • 1 cucharadita de aceite de vitamina E
  • 30 gr. de manteca. Puedes mezclarla, es decir, que sea manteca de karité, de cacao, de mango, etc.
  • 20 gotas de aceite esencial para darle fragancia a tu protector (que no sean de cítricos). Te recomendamos de semilla de zanahoria (FPS 30-40) o frambuesa (FPS 28-50).

Ahora sigue estas instrucciones:

  • En un recipiente de vidrio coloca el aceite de oliva, el de coco, la manteca y la cera de abeja, y ponlos a baño María para que se derritan (aproximadamente 10 minutos). Revuelve bien.
  • Retira del fuego y deja que enfría ligeramente.
  • Agrega la vitamina E, el aceite esencial y el polvo de óxido de zinc, teniendo cuidado de no respirarlo. Lo mejor es que uses una mascarilla o cubrebocas cuando hagas tu mezcla. Asegúrate de que todo quede bien incorporado y sin grumos.
  • Guarda en un frasco de vidrio. Esta mezcla puede durarte hasta 6 meses.
  • ¡Listo! Ya tienes tu propio protector solar casero.

Recomendaciones para el cuidado de la piel

  • Úsalo diariamente, y más si hay mucho sol o sales en horarios en los que los rayos UV son más dañinos (10:00 a.m. y 4:00 p.m.).
  • Aplica tu protector solar cada 3 horas.
  • Este protector casero puede ser tan efectivo como quieras, pero no es a prueba de agua. Entonces, te recomendamos ponerlo nuevamente cada vez que tengas contacto con agua o sudes mucho.
  • Recuerda que, en tu rutina de belleza, el protector solar es el último producto que debes colocar. Esto es para que quede una capa que cuide tu piel y no se cubra por otra crema.
  • Sea casero o comercial, siempre debes llevar contigo tu protector solar. No lo tomes a la ligera y evita problemas que van desde manchas y envejecimiento prematuro hasta cáncer de piel. ¡Siempre es mejor prevenir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *