Haz estos ejercicios para el estrés y recupera la calma

Haz estos ejercicios para el estrés y recupera la calma

Califica esta publicación

Pendientes en el trabajo, tráfico, problemas personales, etcétera. ¡Parece que todo genera estrés! Lo peor es que, hoy en día, resulta tan común que, seguramente, ya hasta te estás acostumbrando; pero no tiene que ser así. Los problemas siempre van a existir, así que, mejor aprende a lidiar con el mal del siglo XXI. Por eso, hoy te damos estos ejercicios para el estrés.

Consecuencias y características del estrés

Llegaste tarde al trabajo porque tuviste junta en la escuela de tu hijo, pero te esperan muchos pendientes para hoy; además, tu jefe viene de malas y tu compañero se enfermó. Desde ese momento, notas cómo va subiendo la tensión por tu cuerpo. ¡El día no pinta bien!

El mal del siglo XXI te ataca a todos los niveles. Físicamente, sientes fatiga, dolor de cabeza, palpitaciones, sarpullidos, sudor en las manos, sequedad en la boca y tensión muscular. Puedes tener manos y pies fríos, indigestión, diarrea, estreñimiento, dolor de espalda y cuello, respiración agitada, y hasta problemas para dormir.

Las características del estrés también te pegan desde lo emocional. Es normal tener irritabilidad, falta de concentración y memoria, cambios de humor, ataques de ira, depresión, inquietud y preocupación. Tal vez sientas depresión, angustia y miedo, porque la situación te está superando.

Características del estrés
Características del estrés

Si te cuesta estar en un solo lugar, tienes muchos antojos a pesar de haber comido, quizá el estrés esté afectando tu conducta. Otras señales son rechinar los dientes, tener tics nerviosos, reírse nerviosamente, etc.

Pero el problema no acaba ahí, ya que el estrés daña el cuerpo mucho más de lo que imaginas; y no solo hablamos de los síntomas, sino de sus consecuencias. Entre las más básicas están:

  • Caída del cabello
  • Acné
  • Agotamiento mental
  • Fatiga crónica
  • Problemas estomacales (colitis, úlceras, etc.)
  • Trastornos sexuales como disfunción eréctil, eyaculación precoz, disminución o aumento del apetito sexual, y vaginismo
  • Deterioro cognitivo
  • Menstruaciones irregulares
  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Dermatitis y urticaria
  • Contracturas musculares
  • Enfermedades de la tiroides
  • Enfermedades cardiacas

Ejercicios para el estrés

Ahora lo importante es saber cómo calmar el estrés, y existen varias formas de lograrlo. Comencemos con algunos ejercicios para el estrés, pero recuerda respirar profundamente para ayudar a relajarte.

Estiramientos

  • Empieza aflojando tu cuerpo. Primero mueve tu cabeza hacia adelante y atrás 10 veces, y luego de izquierda a derecha otras 10 veces. Después haz giros completos, lentamente para que sientes cómo se estira tu cuello.
  • Sube y baja tus hombros, y haz círculos hacia adelante y hacia atrás.
  • Levanta tus brazos, con los dedos entrelazados y las palmas hacia arriba. Estira lo más que puedas y sostén la posición durante 10 segundos, relaja y repite otras 5 veces.
  • Párate con la espalda derecha y contrae todo tu cuerpo, sí, todo. Aprieta tus puños, el abdomen, las piernas, las pompas…, ve sintiendo cómo se tensa cada parte de ti. Mantén de 3 a 5 segundos y suelta de repente; hazlo unas 5 veces, hasta que te vayas relajando.

Yoga

Es otro de los ejercicios para el estrés más usados, y una de sus grandes ventajas es el manejo de la respiración. Existen varias posiciones de yoga que te ayudarán, hoy te mostramos dos:

  • Postura del niño: también se le llama balasana, es muy fácil de hacer y te ofrece mucho descanso. Arrodíllate en el suelo, siéntate sobre tus talones y separa las rodillas al ancho de tus caderas. Exhala y baja tu torso para colocarlo entre los muslos. Pon tu frente en el suelo y estira tus brazos hacia atrás, cerca de tus pies, con las palmas hacia arriba. Deja que tus hombros descansen. Permanece en esta posición durante 3 minutos sin olvidar respirar profundamente.
  • Postura de los pulgares o padangusthasana: Párate con las piernas separadas a la altura de los hombros. Levanta tus brazos, inhala profundamente, y cuando exhales, baja hasta que tu frente alcance tus piernas. ¡No te encorves! Toca tus pulgares de tus pies con los dedos índice y medio. Vuelve a inhalar y sube lentamente; repite 4 veces.

Estas y otras posturas te serán muy útiles para liberarte del estrés, así como tratar lesiones musculares. Esta práctica se ha vuelto tan importante, que hasta la Organización Mundial de la Salud (OMS) nombró el 21 de junio como Día mundial del yoga. Increíble, ¿no?

Además, Marisol Villegas, académica del Instituto de Ciencias Aplicadas de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad de Guadalajara, afirma que cerca de 75% de los médicos tratantes de lesiones, sugieren el yoga como método alternativo para la recuperación de lesiones musculares. Entonces, si ayuda en este tipo de problemas, ¿qué no hará para calmar tu estrés?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *