¡No le des la espalda a tu dolor! Te decimos cómo calmarlo…

¡No le des la espalda a tu dolor! Te decimos cómo calmarlo…

¡No te acostumbres al dolor de espalda! Vivir así no es normal, es mejor cuidarte

El origen de este malestar puede ser mecánico, y se siente como pulsaciones rítmicas que dan muchas molestias. También como una molestia constante, que generalmente empeora con ciertos movimientos. Puede ser causado por una distensión muscular o un traumatismo, afectando tus tareas cotidianas. Aparece a cualquier edad.

O puede tratarse también de un mal inflamatorio, y es probable que se vuelva crónico y afecte tu vida en muchos aspectos. Surge de manera gradual y comúnmente en personas menores de 40 años. Los síntomas no mejoran al reposar, pero sí un poco con ejercicio.

Quizá este padecimiento se deba a alguna enfermedad, por lo que es importante diagnosticarlo a tiempo para impedir que se agrave. Sobre todo, es primordial recibir un tratamiento, ya que los medicamentos sólo te aliviarán temporalmente.

Como ves, no debes tomar esto a la ligera, ya que pueden empeorar e incluso llegar a cirugía.

¿Qué lo provoca?

Normalmente es provocado por malas posturas, ya sea al dormir, estar sentado o de pie, cargar objetos pesados y movimientos repetitivos. Estos irritan las articulaciones, o presionan los ligamentos o músculos. Aunque hay otras causas como accidentes, sobrepeso, osteoporosis, fracturas de los discos intervertebrales, fibromialgia, enfermedades reumáticas, etc.

Zonas de dolor:

  • Cuello (zona cervical)
  • Espalda alta (zona dorsal)
  • E. media (zona toráxica)
  • Espalda baja (zona lumbar)
  • Coxis (zona sacra)

Así que debes saber en qué parte sientes molestias y cómo se caracterizan para que recibas un adecuado tratamiento para el dolor de espalda.

Tu médico puede prescribirte algunos analgésicos y desinflamatorios como ibuprofeno y naproxeno, o paracetamol, diclofenaco y ketorolaco, etc. Incluso puedes ponerte un parche de ketoprofeno para aliviar las molestias. Los encuentras fácilmente en cualquier farmacia de genéricos. Recuerda que sólo te calmarán momentáneamente. Ataca el problema de raíz, evitando las acciones que te provocaron este problema.

Si lo necesitas, acude con un quiropráctico para algunos ajustes físicos, a través de fisioterapias, sesiones en una cama de tracción, masajes terapéuticos, etc. Eso sí, cualquier tratamiento para el dolor de espalda requiere radiografías y otros estudios para conocer el daño en la columna vertebral.

¿Cómo evitar el dolor de espalda?

Empieza con cambios en tu vida y algunos remedios:

  • Mantén un peso saludable para que no sobrecargues tu columna.
  • Mejora tu postura al sentarte, al usar cualquier dispositivo, al acostarte y hasta estando de pie. Ayúdate con alguna faja o almohada especial.
  • Si lo requieres, las plantillas te ayudarán a corregir tu pisada, ya que es ocasiones pisar mal le genera estrés a tu espalda.
  • Reposa lo necesario, pero no te sobrepases, ya que, si te mantienes quieto por mucho tiempo, al momento de moverte, te costará trabajo y sentirás más dolor.
  • Usa comprensas calientes y/o frías en las zonas afectadas, lo que te será útil para desinflamar y aliviar el dolor.
  • Dependiendo de la zona y el tipo de dolor que padezcas, el especialista te indicará si tienes permitida la actividad física. Pero si te dicen que descanses, tendrás que obedecer.
  • Un remedio para el dolor de espalda es un masaje con aceite de ajo, que sirve como analgésico tópico. Para esto, fríe 10 dientes de ajo en 60 ml de algún aceite, puede ser de coco, de oliva o de almendras, hasta que tengan color marrón. Cuela y conserva el aceite obtenido. Aplícalo sobre la zona que te duela y déjalo 3 horas. Para mejores efectos, después báñate con agua caliente.
  • Guarda 2 ramas de romero en un frasco con un litro de alcohol y déjalo reposar 7 días. Así estará listo para un masaje en la espalda. Hazlo de preferencia antes de dormir.

Sigue estas recomendaciones y las de tu médico y ¡deja de “vivir” con dolor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *