Uso correcto del cubrebocas

Uso correcto del cubrebocas

¿Te ha pasado que te enfermas y tu médico te sugiere utilizar un cubrebocas? Este es un método accesible que puede ser de gran ayuda para evitar contagiar a otros de enfermedades respiratorias; sin embargo, no siempre se usa de la mejor manera, por eso, decidimos traerte unos consejos sobre el uso correcto del cubrebocas.

via GIPHY

Beneficios del cubrebocas

Los microrganismos que provocan las enfermedades respiratorias pueden propagarse con facilidad. La razón es que cuando una persona se enferma, las gotitas de saliva que saca al estornudar, toser o hablar pueden viajar por el aire o pueden infectar alguna superficie.

¡Esto es un gran lío!, ya que una persona sana que interactúa con alguien enfermo puede contagiarse sin darse cuenta; por eso, el uso del cubrebocas es una opción para evitar esta propagación. Su ventaja es que, si una persona con alguna infección respiratoria lo usa, las gotitas de saliva se quedan en el cubrebocas y es más difícil que puedan propagarse por el aire o quedarse en alguna superficie.

¿Debo usar un cubrebocas?

Para que el cubrebocas sea un método eficaz contra la propagación de enfermedades respiratorias, la Secretaría de Salud aconseja diferenciar a las personas que deben de usarlo de aquellas que no, de acuerdo con la siguiente información :

Personas que sí deben usar el cubrebocas:

-Aquellas que tengan síntomas de alguna enfermedad respiratoria como fiebre, tos y dificultad para respirar

-Profesionales de la salud y cuidadores de pacientes que estén siempre en la misma habitación que una persona con alguna enfermedad respiratoria

Personas que no deben usar el cubrebocas:

-Niñas y niños menores de 2 años

-Los individuos que no presenten síntomas de enfermedades respiratorias

¿Cuál es el uso correcto del cubrebocas?

Para que la eficacia del cubrebocas no disminuya, si eres una de las personas que debe usar cubrebocas, sigue las siguientes instrucciones:

1) Lávate las manos correctamente antes de colocarlo, aquí te damos una guía completa para hacerlo

2) Revisa cuál es su lado correcto, puedes guiarte por las costuras gruesas que corresponden a la parte interna del cubrebocas

3) Pasa las cintas elásticas de tu cubrebocas por tu cabeza y las orejas. Cubre completamente la boca y nariz. Recuerda que no debes tocar la parte interna del cubrebocas

4) Mientras lo traigas, no lo toques, en caso de que sea muy necesario, lávate inmediatamente las manos después de hacerlo

5) Aunque traigas cubrebocas, si estornudas o toses, debes taparte con el ángulo interno de tu brazo o un pañuelo desechable

El cubrebocas no es eterno

Debido a que el cubrebocas está en contacto directo con los microrganismos infecciosos, debes seguir estas indicaciones:

-No es reutilizable, una vez que lo usas, debes desecharlo

-No debes compartirlo con nadie, cada cubrebocas es individual

-Si se humedece pierde su efectividad, así que debes retirarlo y cambiarlo

-Usa otro cubrebocas si detectas que está roto o dañado

-En caso de que te lo pusiste en el cuello, la cabeza o lo retiraste por alguna razón, ya no es funcional y debes desecharlo

-Si visitaste a alguien enfermo, una vez saliendo, inmediatamente debes tirar el cubrebocas

¿Cómo desechar el cubrebocas?

Este apartado es vital, ya que es la manera en que se deshacen los microrganismos. Para ello, debes introducir el cubrebocas que usaste en una bolsa de plástico, anudarla y tirarla. Inmediatamente lávate las manos. En caso de que estés en un hospital, tira el cubrebocas en su lugar indicado.

Toma en cuenta estas indicaciones:

-No lo pongas en la mesa u otra superficie

-No lo tires en el suelo, ni en la calle

-Nunca levantes o utilices un cubrebocas que haya sido tirado en la calle

Detengamos a las infecciones

Evitar que las enfermedades se propaguen es una tarea de todos, por eso, comparte esta información del uso correcto del cubrebocas con todos tus conocidos. Recuerda que, en caso de algún síntoma de infección, debes consultar a tu médico. Sigue estos consejos y cuida a tu familia. ¡No olvides llevar una vida saludable para tener tus defensas al máximo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *