Tratamiento para las várices: ¡conoce cuál es el mejor!

Tratamiento para las várices: ¡conoce cuál es el mejor!

De repente te das cuenta que en tus piernas hay una rayitas extrañas en forma de arañitas. Sí, lamentamos decirte que son várices. ¡Pero no te espantes! Todo tiene solución. Puedes recurrir a algún tratamiento para las várices, aunque también debes cambiar algunos hábitos para evitar este problema nuevamente. No te despegues y descubre cómo eliminar las várices.

¿Por qué aparecen las várices?

La aparición de várices no sólo significa una molestia estética, quiere decir que tu cuerpo tiene problemas circulatorios. La zona donde aparecen con más frecuencia son las piernas, aunque también se presentan en el esófago, la región anal y hasta en los testículos.

Estas arañitas llegan cuando se dilatan las venas, evitando que haya una correcta circulación en la sangre. De esta manera, provocan que las venas sean más visibles. Además pueden traer consigo consecuencias más graves.

Lamentablemente no desaparecen por completo, ya que se trata de una enfermedad progresiva y degenerativa. Sin embargo, puedes optar por un tratamiento para las várices, que te ayude a disminuir sus síntomas y retrasar o evitar que avancen.

¿Cuáles son los síntomas de las várices?

Si tu problema está en las piernas, estos son algunos de los principales síntomas:

  • La señal más obvia es la visibilidad de las venas.
  • Pesadez y cansancio de las piernas.
  • Dolor en diferentes partes de la pierna.
  • Hormigueos que se presentan cuando pasas mucho tiempo con la misma postura.
  • Calambres, sobre todo en la noche.
  • Hinchazón en tobillos y pies.
  • Picor o sensación de calor.
  • Cambios de coloración en la piel.
  • En casos más graves, aparición de úlceras, que son muy dolorosas y se infectan fácilmente.
Crema para las várices
Crema para las várices

¿Por qué aparecen las várices?

Existen muchos factores de riesgos para la aparición de las várices. Los principales son:

  • Mantener una misma posición por mucho tiempo, ya sea sentad@ o parad@.
  • Sedentarismo, puesto que los músculos no se mueven y la sangre se estanca y no viaja adecuadamente. De por sí, en las piernas, la sangre trabaja contra la gravedad, ahora imagínate si no haces ejercicio.
  • El embarazo y la menopausia traen consigo cambios hormonales que pueden provocar várices.
  • Uso constante de zapatos de tacón o pantalones muy ajustados. Estos también modifican la circulación de la sangre.
  • El sobrepeso es un factor de riesgo muy común.
  • Son hereditarias. Es probable que padezcas este problema, si tu mamá, abuelas o tías lo tuvieron.
  • Los anticonceptivos generan retención de líquidos y mayor volumen sanguíneo.
  • Las mujeres suelen ser más propensas a tener várices.

Descubre el mejor tratamiento para las várices

Actualmente existen diferentes opciones de tratamiento para las várices. Sólo debes conocerlas mejor y decidir la que más te convenga.

  • Medicamentos para las várices: Puedes encontrar varias marcas que funcionen para tratar las várices. Lo que hacen es mejorar la circulación sanguínea, reforzar las paredes de las venas, disminuir el dolor y la inflamación, y evitar coágulos. Prueba unas pastillas para las várices que contengan diosmina con hesperidina, o cápsulas de castaña de indias. Son efectivas y las encuentras en farmacias genéricas a un gran precio.
  • Crema para las várices: Si prefieres algo untado en vez de tomado, elige las cremas o ungüentos, que actúan de forma externa. Ayudan a aliviar la pesadez y el cansancio de las piernas, mientras mejoran el aspecto de las feas arañitas. Pueden contener castaña de indias, vitamina K, aceites esenciales, menta, etc. También las encuentras en diferentes marcas, tanto de patente como genéricos, que son igual de efectivas, y sólo varía el precio.
  • Medias de compresión para várices: Sirven principalmente para evitar que nazcan nuevas arañitas. Contrario a lo que puedas pensar, no aprietan, y se ajustan perfectamente. Favorecen la circulación, ya que ejercen presión sobre el sistema vascular evitando que la sangre se acumule, y sea más fácil su retorno.

Compara y elige el mejor tratamiento para las várices.

Cuidados de las piernas

  • Cuando estés sentad@ o parad@ mucho tiempo, haz pequeños descansos cada dos horas para que la circulación se active. Si no puedes, haz estiramientos desde tu lugar.
  • Conserva un peso saludable y cuida tu alimentación.
  • Haz ejercicio para mantener activa tu circulación.
  • Si notas que aparecen várices, no dejes que pase el tiempo y actúa para evitar su avance.
  • Eleva tus piernas 3 o 4 veces al día durante 15 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *