Probióticos, microorganismos muy beneficiosos para la salud

Probióticos, microorganismos muy beneficiosos para la salud

Califica esta publicación

En los comerciales es común escuchar sobre los probióticos. Pero muchas personas no saben bien qué son ni para qué sirven. Sin embargo, es importante que conozcas cuáles son sus beneficios y funciones en el cuerpo. Por eso esta vez decidimos platicarte más sobre los probióticos, sus propiedades y, sobre todo, de qué forma puedes consumirlos. ¡Toma nota!

¿Qué son los probióticos?

El cuerpo aloja muchos microorganismos que no le producen ningún daño y se les conoce como flora bacteriana. Se encuentran en la piel, el intestino, el tracto urinario, la boca y la nariz. Esta flora es diferente en cada persona y va cambiando conforme pasa el tiempo, y según los cuidados que se tengan.

Entonces, los probióticos son microorganismos vivos que, en las cantidades adecuadas, aportan muchos beneficios para la salud. Son bacterias y levaduras que, generalmente, se encuentran en los intestinos, pero que pueden consumirse en alimentos, medicamentos o suplementos.

¡Ojo! No relaciones a estas bacterias con enfermedades, al contrario, en este caso, su presencia en el cuerpo es importante. Se trata de microorganismos considerados buenos o saludables, pues ayudan en la prevención y tratamiento de enfermedades, en especial, las de aparato digestivo.

Las formas más comunes de probióticos son:

  • Lactobacillus acidophilus: Tiene 18 cepas de bacterias diferentes y habitan en el intestino. Es probable que sea el más fuerte de todos. Seguramente has visto en la tele productos y suplementos que los contienen.
  • Bifidobacterium bifidum: Consiste en ocho cepas que viven en el colon.

Estos probióticos equilibran las bacterias patógenas del estómago como la Cándida o el E. coli. Entonces cuando los “buenos” son pocos, se presentan problemas de salud como dolor de cabeza, malestar digestivo, letargo, irritabilidad, Candidiasis y ansiedad.

¿Para qué sirven los probióticos?

Conoce sobre los múltiples beneficios de los probióticos:

  • Ayudan a las bacterias que viven en los intestinos a descomponer los alimentos para la digestión sana.
  • Son útiles para tratar problemas digestivos como la diarrea y estreñimiento.
  • Mantienen la flora intestinal cuando tomas antibióticos, ya que estos matan a todas las bacterias, tanto buenas y malas.
  • Facilitan la absorción de los nutrientes.
  • Fortalecen el sistema inmunológico, por lo que protegen contra infecciones.
  • Favorecen la producción de jugos gástricos, mejorando la digestión y la pesadez estomacal.
  • Regulan los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Disminuyen la intolerancia a la lactosa.
  • Previenen infecciones urinarias y vaginales.
  • Ayudan a evitar las caries y el mal aliento.
  • Favorecen la pérdida de peso.
  • Disminuyen las reacciones alérgicas.

¿Qué alimentos contienen probióticos?

Los probióticos naturales provienen de los alimentos. Los encuentras en lácteos fermentados como yogurts, leche y quesos. También en vegetales en vinagre y fermentados como soya, aceitunas, pepinillos, etc., así como en carnes y pescados. Añade a tu comida, alcachofas, cebolla y ajo.

De igual forma, puedes conseguirlos fácilmente en suplementos. Los hay en tabletas, en sobres y son parte de fórmulas nutrimentales en polvo. Pero recuerda que el médico es quien determina si necesitas tomarlos, así como la presentación y la cantidad. También puedes encontrarlos como medicamentos. Ambas presentaciones se venden en farmacias genéricas

Otra forma de consumir probióticos, aunque hay quienes no están muy convencidos, es a través de productos comercializados. Algunos ejemplos son los conocidos Yakult y Chamyto, o Uno al día de Soprole, que vienen en pequeñas presentaciones. Se recomienda tomar uno al día, no más.

Sin embargo, la mejor forma de adquirirlos es naturalmente a través de los alimentos y/o en suplementos dietéticos.

Ahora que conoces más sobre los probióticos y los beneficios que traen a tu salud, procura estar pendiente de las señales de tu cuerpo para saber si es necesario consumirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *