Conoce los medicamentos mucolíticos para descongestionar tu nariz desde la primera toma

Conoce los medicamentos mucolíticos para descongestionar tu nariz desde la primera toma

Califica esta publicación

¿Tienes dolor e irritación de garganta? ¿Tu nariz está congestionada y te cuesta trabajo respirar? ¿Sientes malestar general? Seguramente tienes catarro, gripe o alguna otra enfermedad respiratoria, y sufres de sus molestos síntomas. La buena noticia es que para esto existen los medicamentos mucolíticos. Su nombre es raro, pero son muy efectivos para liberar tu nariz y hacerte sentir mejor. Conoce más sobre ellos.

¿Qué son los medicamentos mucolíticos?

Son medicamentos que ayudan a aliviar los síntomas comunes de enfermedades respiratorias. Su función es modificar algunas características de las secreciones del aparato respiratorio para hacerlas menos viscosas y facilitar su expulsión. La forma más común para expulsarlos es a través de la tos.

Los medicamentos mucolíticos se recomiendan cuando tienes muy congestionada la nariz, lo que provoca problemas para respirar. También se usa cuando hay tos persistente acompañada de flemas, el pecho congestionado o silbidos al respirar o toser.

Su objetivo es eliminar moco y flemas para aliviar la infección, es decir, ayudan a limpiar las vías respiratorias. Además, sirven para que se reduzca la frecuencia e intensidad de la tosa.

Pero recuerda, siempre acude a tu médico para que te indique un tratamiento adecuado para ti. La automedicación llega a ser peligrosa en niños menores de 2 años y personas con asma, porque puede provocar obstrucción branquial. Mejor asegúrate de tomar lo que te indique y en la dosis necesaria.

Tipos de medicamentos mucolíticos

Existen 4 tipos de mucolíticos:

  • Productos azufrados
  • Enzimas
  • Compuestos sintéticos derivados de la vasicina
  • Agentes tensioactivos

Principales medicamentos mucolíticos

Seguramente ya has oído el nombre de varios. Y si no, ahora te enlistamos los principales medicamentos para que conozcas más sobre ellos. Vienen en diferentes presentaciones, pueden ser efervescentes, en aerosol, sobres o jarabe.

Acetilcisteína

Es uno de los mucolíticos más conocidos y efectivos. Es de tipo de productos azufrados y funciona disolviendo las secreciones del aparato respiratorio. La encuentras en aerosol, pero es más común que el doctor prescriba tabletas efervescentes de 600 mg. Se utiliza para diferentes enfermedades respiratorias como gripe y catarro, pero también en bronquitis, neumonía y enfisema crónico.

Ambroxol

Otro mucolítico famoso y muy utilizado para expulsar las flemas. Es de tipo de compuestos sintéticos derivados de la vasicina, y generalmente viene en jarabe, aunque también hay comprimidos y aerosol. Está indicado para enfermedades respiratorias crónicas y agudas como asma, laringitis, sinusitis, rinitis, etc. La dosis va a depender de la edad.

Bromhexina

También es derivado de la vasicina, y se trata de un medicamento mucolítico y expectorante. Sirve para apoyar a los mecanismos naturales del cuerpo para limpiar la mucosidad de las vías respiratorias. Lo encuentras en solución, jarabe, gotas y comprimidos, tanto para niños como adultos, y puede estar combinado con otras sustancias. Está indicado para enfermedades como bronquitis, neuropatías crónicas inflamatorias, asma bronquial y complicaciones broncopulmonares.

Carbocisteina

También llamada carboximetilcisteína, es de los productos azufrados y ayuda a expulsar flemas y a limpiar los bronquios. Funciona muy bien para catarro y gripe, en las que se produce un exceso de secreciones. Viene en presentaciones de tabletas efervescentes, comprimidos, jarabe o gotas.

Citiolona

De igual forma, es del tipo de productos azufrados. Es un mucolítico que reduce la viscosidad de las secreciones del aparato respiratorio. Se usa como parte del tratamiento de bronquitis, neumonía, enfisema pulmonar, etc. Está disponible en gotas, cápsulas y jarabe, y la dosis varía según la edad.

La mayoría de estos medicamentos mucolíticos la encuentras en cualquier farmacia de genéricos a un gran precio.

Ya no tienes que sufrir por los molestos síntomas de las enfermedades respiratorias, sobre todo, esos que no te permiten respirar. ¡Dile adiós a la nariz congestionada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *