¿Insuficiencia venosa crónica? Descubre si tú la padeces

¿Te has topado con términos médicos que, de plano, no entiendes? Algo así como agranulocitosis, hidropesía o hiperemia, y como estas, hay muchos ejemplos. La verdad es que los médicos utilizan una terminología que solo ellos conocen. Entonces nos dimos a la tarea de investigar sobre un término que probablemente has escuchado, y es la insuficiencia venosa crónica.

Lo más normal es que te venga a la mente la palabra várices, y sí hay mucha relación entre esta palabra y la insuficiencia venosa crónica. Pero vámonos adentrando un poco más en la investigación para entender mejor.

La biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos indica que las válvulas de las venas profundas de las piernas mantienen la sangre fluyendo de nuevo hacia el corazón; cuando se presenta insuficiencia venosa por largo tiempo (crónica), las paredes de las venas se debilitan y las válvulas se dañan. Esto provoca que las venas permanezcan llenas de sangre, especialmente al estar de pie.

via GIPHY

En otras palabras, el corazón bombea la sangre a todo el cuerpo, y con la ayuda de las venas de las piernas, regresa esa sangre nuevamente al corazón. Cuando vemos que una vena tiene una apariencia abultada, es porque sus válvulas ya están dañadas y no permite el retorno de la sangre.

¿Qué pasa cuando la sangre se queda estancada?

 

Las molestias que ya conoces, pesadez, ardor, calambres, dolor y sensación de hormigueo. Aunque esto es al principio, pues con el tiempo, las venas pueden verse expuestas y hasta presentar deformidad.

Otros factores para tomar en consideración son:

  • Edad: puede variar, pero la mayoría de los casos se presentan en personas de 24 a 44 años.
  • Sexo: Este tipo de padecimientos no hace distinción, lo pueden desarrollar hombres y mujeres.
  • Sobrepeso u obesidad: este lo determina el índice de masa corporal que tengas.
  • Embarazos: por la poca movilidad y el aumento de peso que se tiene en esta etapa.
  • Herencia Familiar: si tus padres y/o abuelos han tenido este tipo de padecimiento, es probable que tú también lo padezcas.
  • Por último y no menos importante son las hemorroides, que de igual forma son venas inflamadas.

¿Qué hago para ya no tener insuficiencia venosa crónica?

Desafortunadamente, no hay un tratamiento para revertir este padecimiento, pero sí hay alternativas que puedes realizar para que no se compliquen más.

Lo que siempre te recomendamos es visitar a tu médico de cabecera. Exponle tus molestias, tus dudas y/o si ya tienes visible una que otra venita, por más pequeña que sea. Recuerda que solo él es el indicado para proporcionarte un diagnóstico preciso de lo que sucede con tu cuerpo.

Parte de tu tratamiento será a base de flebotónicos, como los compuestos de diosmina con hesperidina, que te ayudan tanto para las venas como para las hemorroides. Búscalos en cualquier farmacia, y lo mejor, es que cotices en varios lados para encontrar el precio que más te convenga. Los encuentras en presentación de tabletas de 450 mg de diosmina con hesperidina de 50 mg, y su nombre comercial es Flausiver.

Para la insuficiencia venosa crónica

Para la insuficiencia venosa crónica

Como siempre, una buena opción, son las farmacias donde venden medicamentos genéricos, para que no salga lastimado tu bolsillo.

Junto con este tipo de tratamientos, también te sugerimos caminar; aprovecha cada oportunidad que tengas y más si tus actividades requieren que estés mucho sentado. Haz algunas pausas siempre que puedas, ve al baño y estírate, sube escaleras, haz unas cuantas sentadillas, etc. ¡Lo importante es moverte!

Otro punto importante es darte un tiempo cada día para hacer ejercicio. Sabemos que llegas cansado, pero te ayudará mucho con la insuficiencia venosa crónica; lograrás llevar una vida más sana, y hasta bajarás un par de kilitos.

Esperamos que esta información te sea de utilidad, y si en algún momento tu médico pronuncia un término extraño, pídele que te explique para que no te quedes con cara de ¿what?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al seguir navegando en el sitio, aceptas el uso de cookies más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" con la finalidad de brindarle la mejor experiencia de navegación. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" , está dando su consentimiento para ello.

Cerrar