¿Qué es la enfermedad de Parkinson? Lo que necesitas saber

¿Qué es la enfermedad de Parkinson? Lo que necesitas saber

La enfermedad de Parkinson es, sin duda, un padecimiento muy difícil, sobre todo porque va avanzando con el tiempo. Si tú tienes esta enfermedad o conoces a alguien que la padezca, debes estar en tratamiento para evitar su progreso. Otra forma de ayudar, es conocer más sobre el tema. Por eso te contamos todo lo que necesitas saber sobre el mal de Parkinson. ¡Toma nota!

¿Qué es el Parkinson?

La enfermedad de Parkinson fue descrita por primera vez en 1817 por el médico inglés James Parkinson. Se trata de un trastorno neurodegenerativo crónico y progresivo. El daño que produce es en la parte del cerebro que controla el sistema motor, por lo que genera problemas de coordinación y movimiento.

El mal de Parkinson se caracteriza por la degeneración y muerte progresiva de las neuronas llamadas dopaminérgicas, cuyo neurotransmisor es la dopamina. Te lo explicamos mejor. En este padecimiento, las neuronas que producen dopamina mueren lentamente. Entonces, sin ella, las células responsables del movimiento no pueden enviar mensajes a los músculos, dificultando su control.

Y como toda enfermedad degenerativa y progresiva, va empeorando lentamente. Pero tenemos una buena noticia. Aunque este mal no tiene cura, puede ser controlado de manera muy eficaz, lo importante es tratarse a tiempo.

Síntomas del Parkinson

Estos síntomas se van haciendo más notorios poco a poco y pueden confundirse con otra enfermedad. El doctor lo diagnostica con el historial médico del paciente y un examen neurológico. Pero debes estar pendiente de los siguientes los síntomas de Parkinson.

  • Temblor: Es una de las señales más comunes en esta enfermedad. Consiste en movimientos rítmicos hacia atrás y hacia adelante. Puede darse en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara.
  • Inestabilidad, problemas de equilibrio y coordinación.
  • Rigidez: Es cuando hay una falta de flexibilidad, ya sea en los brazos, las piernas y el tronco.
  • Bradicinesia: Se trata de la pérdida de movimiento espontáneo y automático que provoca lentitud en todas las acciones. Es impredecible y el síntoma más incapacitante, ya que limita las actividades que antes se hacían mecánicamente.
  • Depresión: Se presenta con frecuencia en enfermedades crónicas, y el Parkinson no es la excepción. Lo malo es que puede empeorar con el uso de medicamentos para tratarlo.
  • Dificultades para tragar y masticar por el mal funcionamiento de los músculos.
  • Dicción: Al menos el 50% de los enfermos tiene problemas de dicción. Puede ser que hablen en voz baja, duden antes de hablar, repitan palabras o hablen demasiado rápido.
  • Incontinencia o dificultades para orinar, y/o estreñimiento.
  • Trastornos del sueño: Es común que los enfermos tengan somnolencia y pesadillas.
  • Pérdida de expresividad en el rostro, a veces se les denomina “cara de pez o máscara”. Además, tienen dificultad para mantener la boca cerrada.
  • Acinesia: Es cuando se presenta inmovilidad total que aparece de improviso y puede durar desde algunos minutos hasta una hora.
  • Hiposmia: Consiste en la mala identificación de los olores o la dificultad para percibirlos.
Parkinson
Parkinson

¿Cómo tratar la enfermedad de Parkinson?

Como mencionamos arriba, hasta el momento no hay una cura para esta enfermedad, pero puede ser controlada.

El tratamiento para el Parkinson consiste en el consumo de medicamentos con el fin de reducir su avance. Uno de los más comunes y efectivos es la rasagilina. Es un inhibidor de tipo B de la monoamino oxidasa. Tiene propiedades neuroprotectoras y su función es aumentar las concentraciones de determinadas sustancias naturales en el cerebro. Se utiliza en etapas iniciales y avanzadas.

La rasagilina viene en presentación de tabletas de 1 mg, y suele tomarse una vez al día. Todo depende de las indicaciones médicas. Pero el tratamiento puede durar muchas semanas, lo que vuelve muy costosa y más difícil esta enfermedad. Sin embargo, ya está al alcance de todos en farmacias de genéricos. Así puedes adquirirla sin gastar tanto.

También está la opción quirúrgica. De esta manera, se busca trabajar sobre la parte dañada del cerebro. Obviamente se trata de algo más agresivo, pero no todas las personas la requieren. Sólo se le indica a un 5% de los pacientes.

Un punto muy importante en la enfermedad de Parkinson es la rehabilitación física. Es esencial para mantener el tono muscular y las funciones motoras. Se requieren sesiones diarias con ejercicios que fortalezcan los músculos y ayuden a tener mayor movilidad.

El mal del Parkinson llega a limitar considerablemente la vida de quienes lo padecen. Y como en casi todas las enfermedades, lo importante es prevenir. Si no se puede, al menos evitar que el trastorno avance.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *