Dormir bien para aprender

Dormir bien para aprender

¿Por más que estudias te cuesta trabajo recordar los conceptos? Tranquilo, no es que no tengas la capacidad, quizá solo te falta de descansar. Sigue leyendo y aprende por qué es importante dormir bien para aprender mejor. ¿Te quedas?

via GIPHY

El sueño en México

De acuerdo con la Clínica del Trastorno del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el 45 % de la población mexicana tiene problemas de sueño, que son más de 5 millones de habitantes. Esto puede afectar a la salud y al rendimiento de las personas.

Uno de los grupo vulnerables a este problema son los jóvenes universitarios; de acuerdo con otro estudio de la UNAM, ellos priorizan sus estudios y otras actividades sobre el descanso, lo que provoca que entre semana no duerman lo suficiente; sin embargo, los fines de semana intentan recuperarlo con más horas de sueño. Al hacer esto, se afecta el metabolismo y la actividad cognitiva.

¿Cuál es la relación entre la memoria y el descanso?

En un artículo de la Revista de Medicina, en México, indica que el sueño tiene un efecto positivo en dos tipos de memoria:

Memoria declarativa: Es la que puede expresarse con palabras como el conocimiento de un hecho histórico o de un evento.

Memoria procedimental: Que se refieren a las habilidades y destrezas motoras.

Una explicación es porque durante el proceso del sueño, las áreas del cerebro que corresponden a la nueva información o habilidad aprendida se vuelven a activar dando paso a la consolidación de la memoria; es decir, el cerebro repasa la información para que sea más difícil de olvidar.

Un estudio que se cita en el artículo indica que el aprendizaje también se ve favorecido, ya que las personas que tienen un buen descanso por la noche, es más fácil que adquieran nuevo conocimiento en la mañana.

¿Qué pasa cuando no se duerme correctamente?

Un estudiante puede enfrentarse a distintos grados de falta de sueño, puede ser dormir pocas horas o quedarse despierto toda la noche para terminar un trabajo final. Por lo mismo, es diferente el daño a las funciones cognitivas de cada personas, estas son las principales áreas afectadas:

-Atención sostenida intencional: la atención es inestable y variable, lo que incrementa los errores

-Enlentecimiento cognitivo

-El tiempo de reacción se prolonga

-La memoria de corto plazo y de trabajo disminuye

-Se afecta la adquisión de tareas cognitivas, es decir, el aprendizaje

-Toma de decisiones más arriesgadas

-Alteración de la capacidad de juicio

-El desempeño de las tareas al inicio es buena, pero si se alarga, se deteriora

-Disminución de la flexibilidad cognitiva, que es la habilidad del cerebro para adaptar conductas y pensamientos a situaciones nuevas

-Alteraciones del humor como irritabilidad o enojo

-Disminuye la autovigilancia y autocrítica

Aparece la fatiga excesiva, lee este artículo para evitarla

-Presencia de microsueños involuntarios, es decir, quedarse dormido por momentos.

Dormir bien para aprender

Para mejorar los estudios en la universidad, lo mejor es aplicar los siguientes consejos para dormir correctamente:

Conocer cuánto dormir

Es diferente cuánto duerme un bebé, un niño o un adulto, ya que cada metabolismo es distinto; en el caso de las personas que tienen entre 18 y 25 años, la edad promedio de un universitario, se debe dormir entre 7 a 9 horas diarias, pero no menos de 6 y no más de 10 u 11 horas; según indica el portal noticio BBC.

Buenos hábitos de sueño

Tras conocer el tiempo de descanso, se sugiere seguir estos consejos de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.:

-Irse a dormir a la misma hora todos los días, un tip es organizar el tiempo durante el día para evitar prolongar las tareas

-No realizar otras actividades en la cama, como trabajar, comer o ver la televisión

-Evitar las bebidas con cafeína o alcohol tras empezar la noche

-No utilizar el celular, la computadora o ver la televisión antes de irse a dormir

-Procurar que el área de descanso sea tranquila, oscura y a una temperatura agradable

Remedios rápidos

Otra opción para que el estudiante pueda dormir bien para aprender es con opciones naturales como:

-Tomar un baño de agua tibia: eso ayudará a relajar el cuerpo

-Escribir los pendientes o preocupaciones en un papel: diversos problemas del sueño se relacionan con el estrés, por lo que evitarlo ayuda a descansar

-Tomar una infusión natural: beber un té de manzanilla, de lavanda o de valeriana ayudan a que el cuerpo y la mente se calmen para dormir correctamente

Elegir un producto especializado

En caso de que el estudiante no pueda descansar, se puede recurrir a un somnífero, que, de acuerdo con el portal Mayo Clinic, ayudan a conciliar el sueño, pero deben de ser supervisados por un médico de confianza.

Un ejemplo es la difenhidramina, que es un antihistamínico sedante capaz de ayuda  a dormir correctamente y a combatir los síntomas asociados a la alergia, como indica el portal Vadecum. Se vende en cualquier farmacia de medicamentos genéricos, como esta opción. Es perfecto para iniciar con hábitos de sueño saludable, ya que si se abusa de él, pierde su efecto.

Disfruta de la universidad

Sin duda, el conocimiento en la universidad es invaluable y con estos consejos notaras como dormir bien para aprender es una solución sencilla que te ayudará en tu rendimiento escolar y en tu salud. Te invitamos a leer más artículos en ¿Qué Puedo Tomar? y dejarnos tus comentarios. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *