¿Dolor en la espalda baja? Podría tratarse de lumbalgia. ¡Combátela y vive sin dolor!

¿Dolor en la espalda baja? Podría tratarse de lumbalgia. ¡Combátela y vive sin dolor!

El dolor en la espalda baja, en la zona de vértebras lumbares y que se extiende hacia otras partes del cuerpo, son síntomas de lumbalgia. Todo inicia cuando realizas esfuerzos continuos e intensos por medio de la columna vertebral. Esto puede producir alteraciones en nervios, huesos, ligamentos o en cualquier parte de esa zona.

Identifica tu tipo de dolor en la espalda baja

Los síntomas de lumbalgia pueden ser confundidos con desgaste de los discos intervertebrales, ciática o artrosis. Por ello te presentamos las diferencias para que ubiques mejor tu dolor:

La lumbalgia es un dolor en la espalda baja muy fuerte y punzante. Suele presentarse después de hacer un movimiento brusco o algún esfuerzo, llegando a impedir que camines o te levantes. El dolor, regularmente, se extienda hacia la ingle y hacia la nalga. Es común que se deba a una micro-rotura fibrilar o distensión muscular.

La ciática es un dolor que se extiende a alguna de las piernas, principalmente en la parte baja de la misma y el pie. en general, este dolor se calma hasta después de algunos días, produciendo entumecimiento que se agrava al estar mucho tiempo sentado o de pie. Regularmente se origina por una compresión del nervio ciático, causada por una hernia discal o discartrosis.

Lumbalgia
Lumbalgia

Si tienes dolor leve pero continuo en la zona lumbar, con episodios de dolor fuerte tipo espasmos, podría ser la degeneración de discos intervertebrales. Este desgaste produce inflamación e inestabilidad en la zona, síntomas que pueden aliviarse al caminar o cambiando de posición.

Recuerda que las personas mayores suelen presentar un cuadro de osteoporosis y ser confundido con dolor. Esto se debe a que sienten dolor en la espalda baja repentinamente. Además, pierden flexibilidad y tienen la sensación medir menos. Estos síntomas disminuyen al acostarse boca arriba.

Remedios para lumbalgia

Afortunadamente, para cada una de las patologías antes mencionadas existen tratamientos que alivian las molestias. Van desde fisioterapias o medicación, hasta una cirugía poco invasiva con un periodo rápido de recuperación. El principal punto para evitar cualquier dolor de espalda es hacer ejercicio. Así que mantente activ@ y evita el sedentarismo.

Si ya tienes lumbalgia, es recomendable no reposar en cama como tratamiento, a menos que el dolor lo amerite, pero poco tiempo. Lo principal es estar activ@ y normalizar tus rutinas diarias. Debes evitar la sobrecarga de la espalda cuando sientas dolor. Aunque siempre procurando mantener el ritmo de tus actividades a medida que la molestia lo permita.

Además de esto, puedes aplicar frío o calor en la zona. Recuerda que el frío se aplica inmediatamente después de la lesión y el calor en las dolencias crónicas, es decir, si persisten las molestias.

Tratamiento para el dolor lumbar

Asimismo de estos procedimientos, es necesario tener en cuenta un tratamiento farmacológico, que generalmente es de analgésicos, aunque solo darán resultados si el dolor es leve y únicamente afecta la espalda. Recuerda que debemos evitar un reposo prolongado, siempre será mejor tratar de mantener nuestra actividad física normalizada.

Si las molestias son un poco más fuertes y ya existe dolor extendido a brazos o piernas, será necesario tomar antiinflamatorios no esteroideos. Una buena opción es el parche de ketoprofeno, un antiinflamatorio con acción analgésica que alivia el dolor en lesiones traumáticas leves, lo puedes conseguir genérico y el costo es mucho menor, teniendo la misma efectividad.

Parches de ketoprofeno
Parches de ketoprofeno

Por último, si el dolor no es controlado por analgésicos o antiinflamatorios, el especialista recomendará un relajante muscular, que por lo regular es tomado por una semana. La alternativa más grave es la cirugía, sin embargo, los dolores pueden aliviarse con alguno de los medicamentos antes mencionados. No olvides consultar a tu médico para un diagnóstico preciso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *