Dolor de rodillas al hacer ejercicio

Dolor de rodillas al hacer ejercicio

¿Quieres comenzar a ejercitarte, pero al moverte todo tu cuerpo cruje? Si respondiste que sí, llegaste al lugar correcto. En esta ocasión, te traemos unos consejos para evitar el dolor de rodillas al hacer ejercicio. Checa cómo puedes mejorar tu estilo de vida sin poner en riesgo tu salud.

¿Más edad es igual a más dolor?

¿Cuántas veces hemos escuchado que, con la edad, el dolor de rodillas es el malestar común? Una situación que pasamos por alto y la consideramos como algo normal, pero cuando decidimos hacer ejercicio nos damos cuenta de que nos afecta más de lo que creemos.

En mi caso, empecé a preocuparme cuando decidí ir al gimnasio. Recuerdo que mis rodillas y mis brazos me crujían con cada ejercicio; cuando mi instructor lo notó, me dijo: “¡Por Dios, Pita! Ya no tienes cartílagos, ¿apoco no te duele?”. Ese comentario me sacudió de inmediato y me di cuenta de que no había cuidado mi cuerpo como debía.

Un tratamiento contra el dolor de rodillas al hacer ejercicio

Después de la rutina de ese día, parecía un árbol viejo, apenas podía moverme, y cuando lo lograba, mis rodillas rechinaban como nunca. Decidí poner manos a la obra, principalmente porque temía que a larga ya no pudiera caminar, así que fui lo más pronto posible con mi médico.

Durante la consulta, él me comentó que existían diferentes tratamientos que disminuían el ruido y el dolor en la rodilla, uno de ellos era el Simi Flex. Me dijo que este producto contenía glucosamina y condroitina, que sirven para mantener el cartílago en buenas condiciones, ya que este funcionaba como amortiguador entre los huesos; es decir, si carecía de un cartílago sano las consecuencias eran dolor y ruido en mis articulaciones.

via GIPHY

Otro dato que me compartió es que este tratamiento era recomendado a partir de los 25 años, pues todos los días nuestro cartílago se enfrentaba al desgaste. Esto no solo incluía el dolor de rodillas al hacer ejercicio, sino que, a todas nuestras actividades, desde caminar y correr, hasta cocinar o jugar videojuegos.

¡Por supuesto que no lo dudé y decidí cuidar mis rodillas! Por eso, fui a la farmacia de genéricos más cercana para adquirir el producto.

Mi gran sorpresa

Después de un mes de tratamiento, noté que el dolor se había ido, además, sentía que podía mover mi cuerpo con más libertad, incluso, cuando hacía mi rutina en el gimnasio.

El instructor y mis compañeros me preguntaron que qué había hecho para evitar el dolor de rodillas al hacer ejercicios. Yo les comenté sobre el tratamiento para mi cartílago, y desde ese momento, toda mi clase utiliza ese producto para dar el cien en cada rutina.

Si tú vives una situación parecida, no dudes en proteger tu cartílago con estos consejos, verás como desaparecen las molestias. Comparte esta información con toda tu familia y sigue leyendo más tips en: ¿Qué Puedo Tomar? Hasta la próxima.

Autora: Itandehui Ruiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *