Que el dolor articular no te arruine la fiesta

Que el dolor articular no te arruine la fiesta

Porque las fiestas nos encantan, no queremos que nada nos detenga, en esta ocasión te traemos información para que disfrutes al máximo y te olvides del horrible dolor articular que comienza a aquejar nuestras vidas después de los 30. 

¿Por qué tengo dolor articular?

No hay duda de que a los mexicanos nos encantan las fiestas, pero después de los treinta años, probablemente notarás ciertas molestias que te impiden disfrutar al máximo.

Algunas situaciones que deben ponerte alerta son el clásico dolor de rodillas que te impide sacar a bailar a alguien que te interesa en una reunión, o ese incómodo chasquido en las muñecas por el que no cargas a los peregrinos en las posadas.

Lo cierto es que este tipo de malestares son comunes en la vida adulta y se les conoce como dolor articular. Sus causas son diversas, pero generalmente se deben al desgaste del cartílago en tu cuerpo.

El cartílago es un tejido que funciona como si fuera un “colchoncito” entre tus huesos. Este sirve para que puedas moverte con libertad y tus huesos no rocen directamente. Cuando están desgastados, notarás rigidez, dolor e inflamación en tus articulaciones.

Es importante mencionar que esta situación empeora con la edad, y más si no le das a tu cartílago la importancia que necesita.

¿Hay solución para evitar el dolor articular?

Afortunadamente existen algunos consejos que pueden ayudarte a disminuir este desgaste, principalmente, si lo aplicas a tiempo. Algunos de ellos son:

Mantén un peso adecuado

Es importante que no sobrecargues tus articulaciones, por ello, el primer paso es mantener un peso saludable. Considera una dieta libre de grasas saturadas, comida chatarra y bebidas azucaradas; en su lugar, opta por verduras, frutas y carnes magras.

Un consejo es dividir tus alimentos en cinco tiempos para que tu cuerpo trabaje constantemente y digiera mejor tu comida. Toma en cuenta que, al comer más veces, la cantidad de alimento que consumas debe ser menor. Puedes asesorarte con un nutriólogo y consultar el plato del bien comer de la Secretaría de Salud.

Realiza ejercicio

Elige un plan de entrenamiento que incluya una rutina para mejorar la fortaleza ósea y muscular, de esta manera, reducirás la rigidez, el dolor y la fatiga.

Algunas opciones de ejercicios que te ayudarán son:

Natación: No hay un impacto sobre las rodillas y es uno de los mejores deportes para trabajar todo el cuerpo.

Yoga y pilates: Son disciplinas de bajo impacto y fáciles de realizar. Hay muchos tutoriales en internet, pero acudir con un especialista en la materia evitará que te lesiones.

Ciclismo: Este tipo de ejercicio también es de bajo impacto para el dolor en las rodillas, siempre y cuando apliques la técnica adecuada para que no te lastimes. La ventaja de este ejercicio es que puedes practicarlo en un parque, en tu casa o el gimnasio.

Blíndate contra el dolor articular

En conjunto con una dieta balanceada, otra opción para evitar el dolor articular es usar suplementos alimenticios. Puedes considerar aquellos que incluyan los siguientes elementos:

Glucosamina: Este lo produces naturalmente en tu cuerpo, pero después de los 30 necesitas una ayuda extra de fuentes externas. Esta sirve para la construcción de tu cartílago; es esencial para crear el amortiguador en tus articulaciones.

Condroitina: También la produce tu cuerpo y es la base del nuevo cartílago; además, ayuda a que tu “colchoncito” articular esté sano.

Ácido Ascórbico: Se trata de un antioxidante que sirve para la síntesis del colágeno. Forma parte de diversas estructuras de tu organismo para darles firmeza y elasticidad, incluyendo tus articulaciones.

En conjunto, estos tres elementos se utilizan para la prevención y tratamiento de síntomas como rigidez, inflamación y dolor articular. Tú puedes adquirir un suplemento con estos en cualquier tipo de farmacia, incluso en las que venden medicamentos genéricos. Ahí su precio aproximado es de $280 pesos, a diferencia de marcas de patente que pueden tener el doble del costo.

Un punto importantísimo es que antes de iniciar cualquier tratamiento, debes consultar a tu médico de confianza, sobre todo, para que te indique la dosis que necesitas o si requieres otro tipo de tratamiento.

Disfruta sin dolor articular

Ahora ya conoces algunos consejos para evitar el dolor articular y disfrutar al máximo de cualquier fiesta. Es mejor que las apliques lo más pronto posible para que ¡te muevas con libertad! Comparte estos consejos con toda tu familia y tu pareja de baile. Nos vemos en el siguiente artículo de ¿Qué Puedo Tomar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *