Dieta para personas con diabetes

Dieta para personas con diabetes

Las personas que viven con diabetes y no llevan un control adecuado tienen una probabilidad de mortandad muy alta. En este sentido, la mejor arma para contrarrestar la enfermedad son hábitos saludables, como hacer ejercicio y llevar una dieta para personas con diabetes.

Los expertos en el Congreso Anual de Cardiología Internacional (CADECI 2020), donde las cifras revelaron que cada hora en México, las complicaciones derivadas de esta enfermedad cobran la vida de 14 personas.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por el aumento de los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre, esto se debe a que el cuerpo no produce nada o la suficiente cantidad de insulina, que es una hormona que ayuda a utilizar la glucosa como energía.

Según datos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en el país hay cerca de 12 millones de personas con esta enfermedad. Lo más preocupante, es que con el tiempo puede provocar otros problemas, como:

  • Daño o insuficiencia renal
  • Problemas de la visión o ceguera
  • Dolor y daño en los nervios
  • Enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos
  • Alta presión
  • Problemas dentales
  • Afección en las manos y pies

Esta es una enfermedad incurable, pero puede controlarse y reducir el riesgo o aparición de estas complicaciones.

Tipos de diabetes

Existen tres principales tipo de diabetes:

1.- Diabetes tipo 1

Se causa por una reacción autoinmunitaria, es decir, el cuerpo se ataca a sí mismo por error, lo que impide que se produzca insulina. Estos síntomas aparecen rápidamente y se diagnostican durante la infancia, adolescencia y en los jóvenes adultos. Los pacientes deben recibir diariamente una dosis de insulina para sobrevivir. Actualmente, no existe una manera de prevenirla.

2.- Diabetes tipo 2

Aparece cuando el cuerpo no usa la insulina adecuadamente, por lo que los niveles de azúcar no se mantienen normales. Aproximadamente el 90 al 95% de los pacientes tienen este tipo de enfermedad. Se trata de un proceso evolutivo a lo largo de muchos años, sin embargo, cada vez es más común que niños y adolescentes lo presenten. Este tipo puede prevenirse o retrasarse con un estilo de vida saludable y un peso ideal.

3.- Diabetes gestacional

Esta aparece en las mujeres embarazadas que nunca han padecido otro tipo de diabetes. Por lo general desaparece después de que nace el bebé; sin embargo, aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo 2, y que al crecer, el bebé sea obeso y padezca diabetes tipo 2 más adelante en su vida. Conoce la alimentación que tu hijo necesita para crecer grande y fuerte.

Dieta para personas con diabetes

Para retrasar complicaciones y mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes es necesario tener un plan de alimentación personalizado con el médico de confianza, ya que dependerá del tipo de actividad que se realice, la edad, sexo, enfermedades adyacentes, entre otros datos que afectan el tipo de dieta de una persona. Sin embargo, algunas sugerencias de dieta para personas con diabetes son:

Consumir una variedad de frutas y vegetales

Estas aportan una gran cantidad de vitaminas, minerales y otras sustancias importantes para el cuerpo. Es necesario que los platillos sean coloridos, ya que son sinónimo de que se está comiendo diferentes tipos de nutrientes, pues no existe un alimento que los tenga todos.

Además, por su alto contenido de fibra y pocas calorías, también ayuda a la prevención del sobrepeso y obesidad, factores que incrementan el riesgo de complicaciones.

Algunos ejemplos de frutas y verduras que se pueden comer son: brócoli, zanahoria, vegetales de hoja verde, tomates, papa, maíz, manzanas, naranjas.

Consumir frutas y verduras ayudaran a prevenir el sobrepeso y obesidad
Consumir frutas y verduras ayudaran a prevenir el sobrepeso y obesidad, factores que incrementan el riesgo de diabetes.

Incluir granos enteros

De acuerdo con un artículo publicado en la revista especializada The Journal Nutrition de la Academia de Oxford, los granos enteros son capaces de mejorar la sensibilidad de la insulina, disminuir la inflamación y la respuesta de la glucosa en la sangre después de comer, en pacientes con diabetes tipo 2. Asimismo, se menciona que ayuda a reducir el riesgo de padecer esta enfermedad.

Hay diferentes presentaciones como el arroz integral, palomitas de maíz, pan integral, cereales integrales, entre otros.

Prestar atención a los carbohidratos

Estos son la principal fuente de energía del cuerpo, ya que generalmente proporcionan del 45 al 65 % de las calorías necesarias al día. Sin embargo, comer demasiados aumenta los niveles de azúcar en la sangre; por ello, es necesario realizar un conteo de la cantidad de gramos que se consume y no exceder la medida que el médico indique. Algunas opciones para lograrlo son:

  • Leer el etiquetado de los productos y hacer el cálculo de acuerdo con la cantidad que se ingiera. Si es un producto que no está etiquetado, se puede buscar en internet su equivalencia
  • Adquirir un báscula pequeña de cocina para medir las porciones
  • Hay restaurantes que cuentan con el valor nutricional de sus platillos, esto ayuda a saber la cantidad de carbohidratos que se ingieren

Elegir las grasas adecuadas

Otro nutriente importante son las grasas, ya que entre sus principales funciones están proporcionar energía, ser componentes básicos de las hormonas, ayudar a absorber ciertas vitaminas, aislar el tejido del sistema nervioso y dar una sensación de saciedad. Sin embargo, en exceso pueden provocar problemas para la salud, sobre todo, el riesgo de accidentes y enfermedades cardiovasculares.

Por esa razón, las personas con diabetes deben evitar las grasas poco saludables como:

Grasas saturadas: Son aquellas que elevan los niveles de colesterol malo (LDL) en la sangre, un factor de riesgo para enfermedades del corazón. Estas están en productos lácteos, carnes con alto contenido de grasa (tocino, salchicha, costilla de cerdo), mantequilla, manteca, salsas cremosas, chocolate, entre otros.

Grasas trans: Estas ocurren cuando los aceites líquidos se vuelven grasa sólida, son peores que las grasas saturadas y aumentan en mayor medida el riesgo de problemas al corazón. Se encuentran en: manteca, alimentos elaborados como bocadillos (galletas saladas y papitas), productos de repostería (pasteles y galletas), cierta comida rápida, como las papas fritas.

Las Hamburguesas contienen una alta cantidad de colesterol
La comida rápida contiene una alta cantidad de colesterol

En cambio, se debe optar por aquellas grasa saludables, como:

Grasas monoinsaturadas: Reducen la cantidad de colesterol malo (LDL) en la sangre. Algunos ejemplos son el aguacate, aceite de canola, nueces, almendras y ajonjolí.

Grasas polinsaturadas: Estas ayudan al buen funcionamiento del corazón, en estas están los ácidos grasos omega 3, que reducen los triglicéridos, ligeramente la presión arterial y el riesgo de desarrollar arritmias; y los ácidos grasos omega 6, que ayudan a controlar el azúcar en la sangre, reducir el riesgo de diabetes y disminuyen la presión arterial. Se encuentran en semillas de girasol, aceite de maíz, aceite de soja, semillas de linaza, pescados (salmón, caballa, arenque, atún blanco y trucha)

Limitar el consumo de sodio

Se debe evitar los alimentos con demasiada sal, ya que el sodio eleva los niveles de presión sanguínea, lo que aumenta el riesgo de hipertensión y problemas cardiovasculares. Es importante preparar los alimentos con la menor cantidad de sal posible y no tener saleros en el comedor.

Tomar suplementos

En ocasiones, el médico tratante puede sugerir el uso de suplementos que contengan ingredientes que ayuden al organismo para utilizar el metabolismo, como:

Cromo: Según datos de la revista española Consumer, entre el 10 y 15% de las personas con diabetes tienen déficit de cromo. El organismo necesita de 200 gramos diarios de este oligoemlemento, que tiene un papel importante en el metabolismo de la glucosa.

Magnesio: Este es el cuarto mineral más abundante en el organismo. Sirve para mejorar la sensibilidad a la insulina, facilitar el metabolismo del azúcar, y a la circulación de la glucosa en el cuerpo. Si no hay magnesio, la glucosa se acumularía en los tejidos causando daños.

Estos se pueden encontrar en el Diab Plus, que además contienen otros minerales y vitaminas que son importantes para las personas con diabetes. Este se vende en cualquier farmacia de medicamentos genéricos. Pero antes de tomarlo, se debe consultar al médico de confianza, principalmente si se tiene otro padecimiento.

Otros consejos para personas con diabetes

Además de cuidar la alimentación es necesario:

  • Checarse los niveles de glucosa y presión arterial
  • Acudir a las revisiones médicas
  • Seguir el esquema de medicación
  • Realizar ejercicio diario
  • Prestar atención a la vista y a las extremidades, especialmente los pies
  • Controlar el estrés

Una buena alimentación es tu mejor arma

Saber cuál es la mejor dieta para personas con diabetes es un la mejor estrategia para evitar complicaciones que pongan en riesgo la calidad de vida del paciente. Te invitamos a seguir leyendo más consejos en ¿Qué Puedo Tomar? y dejarnos tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *