¿Cuáles son los tipos de colesterol?

¿Cuáles son los tipos de colesterol?

A muchos mexicanos les encantan las comidas grasosas, como los tacos, hamburguesas o pizza, sin embargo, en exceso pude incrementar los niveles de colesterol en la sangre; siendo un factor de riesgo para padecer problemas cardiovasculares; por esa razón, nos dimos a la tarea de explicarte cuáles son los tipos de colesterol y cómo puedes controlarlos para estar más saludable.

La importancia de cuidar el corazón

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el país, ya que cobran la vida de aproximadamente 150 mil personas al año, según información de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Un ejemplo de estos padecimientos son las enfermedades isquémicas del corazón, que se caracterizan por la obstrucción total o parcial de las arterias, que son las responsables de transportar la sangre oxigenada a todo el cuerpo. La causa de esto es que el exceso de colesterol y otras sustancias en la sangre puede crear placa e impedir el flujo continuo de sangre.

¿Cuáles son los tipos de colesterol?

Aunque es habitual pensar que todo el colesterol es malo, lo cierto es que existen dos tipos de esta sustancia cerosa parecida a la grasa, una que puede traer graves consecuencias a la salud cardiovascular y otra, que puede ayudar al corazón. Estas son:

Colesterol “malo” o lipoproteínas de baja densidad (LDL): Como su nombre lo dice, son sustancias que en excesos son malas para la salud, ya que pueden acumularse y obstruir las arterias. Provienen de alimentos grasosos, como leche, queso, carnes rojas, embutidos, entre otros.

Colesterol “bueno” o lipoproteína de alta densidad (HDL): A diferencia del colesterol “malo” este se encarga de llevar al colesterol al hígado, que es el órgano encargado de eliminarlo del cuerpo. En personas saludables, tener niveles altos de este reducen significativamente el riesgo de un ataque al corazón, derrame cerebral y otros problemas de salud.

Es necesario revisar constantemente los niveles de colesterol en la sangre a través de pruebas de laboratorio. Si una persona tiene 20 años o más, debe checarse al menos una vez cada cinco años; mientras que los hombres mayores de 45 años y las mujeres mayores de 55 años, deben hacerse la prueba cada año o cada dos años.

¿Qué causa un desequilibrio en los niveles de colesterol?

Hay diversas causas que pueden afectar los niveles de LDL y HDL en la sangre, los principales son:

Mala alimentación: Las grasas saturadas son las principales culpables del aumento del colesterol “malo” en la sangre, esto incluye comidas procesadas, horneadas y fritas.

Exceso de peso: El sobrepeso y la obesidad son factores que incrementan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, ya que se aumentan los niveles de colesterol “malo” y triglicéridos, otro tipo de grasa en la sangre.

Sedentarismo y ausencia de ejercicio: La falta de actividad física evita que los niveles de HDL y LDL se regulen correctamente, lo que puede dar paso a problemas en el corazón.

Tabaquismo: Fumar reduce los niveles de colesterol “bueno” en la sangre, además, aumenta su viscosidad, lo que dificulta la circulación.

Tipos de colesterol

Otras causas que afectan los niveles de colesterol en la sangre son:

  • Al envejecer, los niveles de colesterol LDL aumentan
  • Después de la menopausia, los niveles de colesterol “malo” en la sangre de las mujeres aumenta
  • La genética de las personas

¿Cómo mantener los niveles de colesterol?

Lo más importante para controlar los niveles de colesterol y tener una buena salud cardiovascular, es cuidar la alimentación.

Para disminuir el colesterol LDL de la sangre, se sugiere:

Reducir las grasas saturadas: Se debe evitar el consumo carnes rojas y productos lácteos enteros, en su lugar, optar por carne magra y leche desnatada o semidesnatada.

Eliminar las grasas trans: Estas se encuentran en margarinas, galletas, pasteles y en productos con la leyenda “aceite vegetal parcialmente hidrogenado”. Estas grasas elevan los niveles generales de colesterol

Alimentos con omega-3: Este es un nutriente que pertenece a los ácidos grasos polinsaturados, la única manera de obtenerlo es a través de la alimentación o suplementos alimenticios, ya que el cuerpo no lo produce. Entre sus propiedades está ser un antinflamatorio, bajar ligeramente la presión arterial, reducir los triglicéridos y retardar la acumulación de placa en las arterias. Se encuentra en alimentos como el salmón, caballa, nueves y aceite de lino.

Aumentar la fibra soluble: Esta ayuda a reducir la absorción del colesterol en el torrente sanguíneo, está presente en la avena, frijoles, manzanas y peras.

¡No olvides hacer ejercicio!

Realizar actividad física ayuda a aumentar los niveles de colesterol “bueno” en la sangre, asimismo, contribuye a tener un peso saludable y a que todo el cuerpo funcione correctamente. Se recomienda realizar 30 minutos de ejercicio, cinco veces a la semana.

Lo ideal es buscar una actividad placentera que el médico apruebe, para evitar daños a la salud. Algunos ejemplos son: ejercicios isométricos, zumba, caminar, andar en bicicleta.

Suplementos para controlar el colesterol

Astaxantina: Se trata de un poderoso antioxidante, que ayuda a mantener las células del cuerpo en buen estado, además es un auxiliar en la prevención de enfermedades cardiovasculares y diabetes, ya que reduce los niveles de colesterol LDL y triglicéridos, mientras que eleve los del colesterol HDL; asimismo, disminuye la presión arterial y los niveles de glucosa en ayunas.

Aceite de krill: Se obtiene de pequeños crustáceos que son parte de la alimentación de pingüinos y ballenas. Este ingrediente es rico en omega 3, que tiene importantes funciones antinflamatorias en el cuerpo, las cuales ayudan a  mantener en buen estado la salud cardiovascular.

Estos dos nutrientes se pueden adquirir en las farmacias de medicamentos genéricos, ya sean solos o combinados, un ejemplo que contiene ambos es el KRILL EN CÁPSULAS.

Salud cardiovascular

No lo dejes para mañana

Una vez que conoces cuáles son los tipos de colesterol, es momento de que pongas en práctica estos consejos para reducir los niveles de LDL en la sangre y mejorar tu calidad de vida. Recuerda compartir estos consejos con las personas que más amas, para que pueden cuidar su corazón; te invitamos a dejarnos tus comentarios. Nos vemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *