Antialérgicos orales, cómo y cuándo los puedes utilizar

Antialérgicos orales, cómo y cuándo los puedes utilizar

Si ya sufres de alergias, entonces conoces sus desagradables síntomas, y seguramente has buscado todas las formas para aliviarlos. Tal vez has probado algunos remedios naturales para calmar el escurrimiento nasal, estornudos, urticaria, comezón, ardor, lagrimeo, etc. Sin embargo, como en cualquier molestia, debes ir con tu médico para que te recete el mejor tratamiento, que en general se basa en antialérgicos orales. Checa la forma en que debes utilizarlos.

¿Qué son los antihistamínicos?

Son medicamentos que ayudan a disminuir los síntomas de las alergias. Las señales más comunes son picor y secreción nasal, lagrimeo en los ojos, urticaria, dermatitis, estornudos, enrojecimiento, ardor, etc.

Aunque hay efectos más graves como la anafilaxia, que requiere atención inmediata pues afecta a todo el organismo. Produce hinchazón, dolor abdominal, opresión en el pecho, dificultad para respirar, palpitaciones, sibilancias y hasta pérdida del conocimiento.

¿Qué antialérgicos orales debes tomar?

En el mercado existen varias opciones de antihistamínicos o antialérgicos y los encuentras en diferentes presentaciones, ya sea tabletas, cremas, jarabes, comprimidos, en incluso hay uno que se aplica vía parenteral (intravenosa o intramuscular).

Normalmente, el tratamiento que prescribe el doctor está compuesto de antialérgicos orales. Ahora ve por lápiz y papel y ¡toma nota!

Primero hay que aclarar que existen dos tipos de antihistamínicos: Clásicos o de primera generación, que son antiguos y eficaces, pero causan efectos como sedación, somnolencia, aumento del apetito, etc. No sedantes o de segunda generación, y como su nombre lo indica, no causan sedación y se consideran más seguros.

Uso de la levocetirizina
Uso de la levocetirizina

Dicho esto, comencemos con la lista de los principales antihistamínicos:

  • Levocetirizina 5 mg.

Antihistamínico de segunda generación. El uso de la levocetirizina es calmar los síntomas comunes que se presentan durante reacciones alérgicas. También es útil para reducir los ataques de asma.

La encuentras en tabletas de 5 mg. Por ser de segunda generación, la dosis normal es una al día.

  • Difenhidramina

Antihistamínico de primera generación. Tiene varios usos, el principal es para el alivio de síntomas de alergias, resfriado común, tos por irritación de la garganta o vías respiratorias. También se utiliza para prevenir y tratar el mareo por movimiento e insomnio.

Debe tomarse cada 4 a 6 horas. Es eficaz y responde rápidamente, aunque por ser de primera generación causa somnolencia. Viene en tabletas y cápsulas ya sea de 25 o 50 mg, según la que indique el médico.

  • Fexofenadina

Antihistamínico de segunda generación. Disminuye síntomas de reacciones alérgicas, dermatitis y urticaria. Requiere una dosis única al día. Viene en presentación de tabletas o comprimidos, ya sean de 120 o 180 mg.

  • Cetirizina

Antihistamínico de segunda generación. Es muy eficaz para reducir síntomas de fiebre de heno, caracterizada por alergia al polen, polvo y otras sustancias suspendidas en el aire. Además, sirve para calmar la comezón, enrojecimiento y urticaria.

Se toma una vez al día, sin generar somnolencia. La consigues en tabletas de 10 mg.

  • Dimenhidrinato

Antihistamínico de primera generación. Una de sus funciones es aminorar señales de alergias, pero también es usada para prevenir náuseas, vómitos y mareos causados por viajes.

Se toma cada 4 o 6 horas, según prescriba el doctor. La consigues en pastillas de 50 mg. Recuerda que al ser de primera generación, puede causar sedación y somnolencia.

  • Desloratadina

Antihistamínico de segunda generación. Útil para aliviar escurrimiento nasal, rinitis alérgica, estornudos, enrojecimiento, comezón, lagrimeo y urticaria, efectos comunes de una reacción alérgica. Se administra una dosis al día con tabletas de 5 mg.

Varias de estas opciones vienen en presentaciones diferentes como suspensiones, en cremas, pero se recetan frecuentemente por vía oral.

En general, consigues todos estos antihistamínicos fácilmente en cualquier farmacia de genéricos. Pero siempre acude al médico para un mejor tratamiento de tus alergias. Y sobre todo, recuerda seguir las indicaciones al pie de la letra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *