Consecuencias de un sistema inmune débil

Consecuencias de un sistema inmune débil

Los gérmenes siempre esperan el mejor momento para entrar al cuerpo y causar diversas enfermedades, afortunadamente, las defensas de tu organismo están listas para atacarlas. Sin embargo, los malos hábitos pueden dificultar su labor y hacer que su efectividad disminuya, por eso, es importante saber cómo reforzarlas y evitar las consecuencias de un sistema inmune débil. ¿Te quedas?

¿Qué es el sistema inmune?

El sistema inmune es la capacidad del cuerpo para reconocer a aquellos virus, bacterias y sustancias que pueden ser perjudiciales para la salud, para enfrentarlos y eliminarlos.

Hay tres tipos de inmunidad que mantienen saludable al cuerpo, estas son:

1.- Inmunidad innata: es con la que se nace y actúa como barrera para evitar la entrada de patógenos. Algunos ejemplos son la piel, las mucosidades y la tos.

2.- Inmunidad adquirida: es cuando el cuerpo aprende a defenderse de las enfermedades después de exponerse a ellas, ya que crea un antígeno para atacarlas. Si vuelve aparecer, el organismo ya sabe cómo actuar.

3.- Inmunidad pasiva: se trata de anticuerpos que se producen en un cuerpo diferente, pero ayudan a combatir patógenos, como los que brinda la madre al recién nacido. Esta dura entre 6 a 12 meses aproximadamente.

Qué es el sistema inmune

¿Qué afecta al sistema inmune?

Cuando una persona tiene bajas sus defensas puede experimentar diversos síntomas de un sistema inmune débil, algunos son:

  • Cansancio y agotamiento
  • Síntomas clásicos del resfriado común, como dolor de garganta, rinitis, fiebre y tos
  • Cicatrización lenta
  • Problemas de concentración
  • Reacciones alérgicas
  • Caída del cabello
  • Irritación de la piel
  • Herpes o gingivitis

El sistema inmune de los mexicanos

Hay diversos factores que pueden perjudicar al sistema inmune, los más habituales en los mexicanos son:

Exceso de estrés: La adrenalina y cortisol son dos hormonas que se liberan ante el estrés, cuando se mantienen por mucho tiempo, afectan el funcionamiento del sistema inmune. Según información del Instituto Mexicano del Seguro Social, tres de cada cuatro trabajadores tienen fatiga por estrés laboral.

Una mala alimentación: Esta evita que las defensas tengan los nutrientes necesarios, como la vitamina C o el zinc. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Salud Pública, menos de la mitad de los mexicanos consumen verduras diariamente, que son ricas en vitaminas y minerales.

Falta de descanso: La privación del sueño provoca que la efectividad del sistema inmune disminuya, además provoca alteraciones en el sistema cardiovascular. La Universidad Nacional Autónoma de México, indica que el 45% de los mexicanos tienen una mala calidad del sueño.

Otras circunstancias que afectan al sistema inmune son sobrepeso, estar embarazada, trastornos del sistema inmunológico (como infección del VIH, lupus o asma) o ciertos medicamentos. Consulta a tu médico ante cualquier duda.

Consecuencias de un sistema inmune débil

Cuando alguien tiene defensas bajas, las infecciones son más recurrentes y sus síntomas son más graves, lo que puede traer como consecuencia enfermedades más serias como:

Bronquitis: Es la inflamación del revestimiento de los bronquios, que son los encargados de llevar aire a los pulmones. Puede provocar neumonía.

Neumonía: Es una infección que inflama los sacos aéreos de los pulmones, provoca tos con flema o pus, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. Para algunos adultos mayores y personas con insuficiencia cardiaca o problemas pulmonares crónicos, se puede volver una enfermedad potencialmente mortal.

Meningitis: Se trata de la inflamación del tejido delgado que rodea al cerebro y la médula espinal, que se llama meninge. Hay varios tipos, el más común es la meningitis viral, causada por un virus que entra al cuerpo. Puede causar un ataque cerebral, sordera y lesiones cerebrales.

Otros problemas son infecciones en la piel, trastornos autoinmunes, inflamación de los órganos internos, anomalías en la sangre (como la anemia), problemas digestivos y poco desarrollo y crecimiento en niños.

Consecuencias de un sistema inmune débil

¿Cómo tener defensas fuertes?

Para fortalecer el sistema inmune, algunas opciones son:

Tener una dieta equilibrada

Comer bien es sinónimo de que las defensas obtienen los nutrientes necesarios para combatir a los patógenos; para lograrlo, es necesario elegir los alimentos correctos. Lo ideal es una alimentación a base de frutas, verduras, carnes magras y cereales integrales.

Se deben excluir aquellas comidas con exceso de calorías y sin valor nutricional, como las azucaradas, grasas saturadas o trans, ya que entorpecen la función del sistema inmune y ponen en riesgo la salud cardiovascular.

Suplementos para reforzar el sistema inmune

En caso de que haya una deficiencia nutricional, puede ser necesario el uso de algún suplemento alimenticio, que ayude a que las defensas actúen correctamente. Dos ejemplos son:

Betaglucano de levadura: Estos sirven para proteger y mantener saludable al sistema inmune, ya que mantienen activos los neutrófilos, que son de las primeras células inmunitarias en llegar a una infección para combatirla. Para adultos, se encuentra en presentación de 30 cápsulas, a un costo aproximado de $155 pesos, como este; mientras que para niños se consigue en gomitas de sabores, con 60 piezas a un costo aproximado de $90 pesos.

VF q 10: Esta alternativa es ideal para aquellos que no tienen una alimentación correcta, ya que contiene vitaminas A, C, D2 del grupo B y minerales como potasio, hierro, zinc y magnesio; además de coenzima q 10, que ayuda a aprovechar la energía. Este conjunto es perfecto si no se consumen frutas, verduras y se necesita rendir al cien en el trabajo, ya que ayuda al cuerpo, la mente y al sistema inmune. Se vende en cualquier farmacia de medicamentos genéricos.

Practicar ejercicio regularmente

La actividad física es necesaria para tener un cuerpo saludable, ya que ayuda a tener un peso correcto y a regular las funciones del organismo. Es un recurso indispensable para reducir el riesgo de problemas crónicos, como diabetes, sobrepeso, obesidad y padecimientos cardiovasculares.

Algunas opciones son caminar, el ejercicio en casa o la bicicleta. Antes de practicarlo debes considerar:

  • Visitar al médico de confianza para saber qué actividad se puede realizar
  • Elegir una actividad que se disfrute
  • Escoger la intensidad de acuerdo con la edad y capacidad física
  • Calentar antes de realizarla y estirar después de hacerla
  • Evitar el sobreesfuerzo, ya que esto también perjudica la salud.

Descansar adecuadamente

Dormir correctamente ayuda a que el sistema inmune actúe correctamente, por ejemplo:

  • Beneficia a la memoria inmunológica, que sirve para combatir a las infecciones que ya atacaron al cuerpo.
  • Se regenera, lo que permite mejorar su eficacia contra las toxinas y gérmenes.

Cuida de los tuyos

Mantener defensas fuertes es el primer paso para tener una vida más saludable, recuerda compartir este artículo sobre las consecuencias de un sistema inmune débil con todos tus conocidos, especialmente con aquellos que amas. Te invitamos a leer más artículos en ¿Qué Puedo Tomar? y dejarnos tus opiniones. Nos vemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *