Combate el síndrome del intestino irritable

Combate el síndrome del intestino irritable

Califica esta publicación

¿Te ha pasado que tienes dolor abdominal, hinchazón en el estómago y gases? Estos pueden ser síntomas del síndrome del intestino irritable. Por ello, te traemos un post para combatir este trastorno. Así que, Sigue leyendo para que aprendas cómo evitar estos malestares.

Síndrome del intestino irritable
El síndrome del intestino irritable es uno de los principales malestares estomacales.

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

De acuerdo con la UNAM, es uno de los trastornos funcionales digestivos más frecuentes en la población. Afecta principalmente a mujeres, sin embargo, todos tienen que cuidarse ante este padecimiento.

Los signos más comunes que puedes presentar son:

– Dolor abdominal, cólicos o hinchazón. Suelen aliviarse de manera total o parcial después de evacuar los intestinos.

– Exceso de gases.

– Diarrea o estreñimiento. También pueden alternarse.

– Mucosidad en las heces.

Probióticos intestinales
Conoce cómo combatir el intestino irritado con probióticos intestinales.

¿Cuáles son sus causas?

Aunque no hay una causa exacta que desencadene el síndrome del intestino irritable, existen factores que contribuyen a su aparición, estos son algunas:

– Contracciones intestinales. Las paredes del intestino están revestidas de músculo. Si hay un flujo anormal pueden causar diversos padecimientos. Por ello, contracciones fuertes generan gases, hinchazón y diarrea. Mientras que las contracciones débiles provocan heces duras y secas.

– Sistema nervioso. Una mala coordinación de señales entre el intestino y el cerebro pueden causar cambios anormales. Lo cual provoca dolor, también genera diarrea o estreñimiento.

-Infección grave. Es común que tras un episodio grave de diarrea a causa de un virus o bacterias aparezca este síndrome. También se asocia al exceso de bacterias en el intestino.

Flora intestinal alterada. Las personas con este padecimiento tienen variaciones en su microflora intestinal. Por ello, puede provocar un desbalance en sus procesos digestivos.

¿Cómo reducir los síntomas?

Evitar los malestares es sencillo, solo debes cambiar ciertos hábitos:

Mejora tu alimentación: Comidas irritantes pueden emporar los síntomas de este padecimiento. Por ello, evita alimentos irritantes, grasas y frijoles. Una opción es consumir alimentos ricos en fibra para mejorar el flujo de tu intestino. También bebe suficiente agua.

Flora intestinal
Mejora tu alimentación para reducir malestares estomacales.

Relájate: Episodios de estrés pueden aumentar los malestares estomacales. Una opción es que practiques ejercicios de relajación o realices alguna actividad deportiva. Esto, además de calmar tus emociones, te ayudará a mejorar el funcionamiento del sistema digestivo.

Descansa: Otra opción es dormir adecuadamente, esto porque ayuda a que tu sistema digestivo funcione correctamente.

Utiliza aliados microscópicos

Una alternativa, sobre todo si el principal síntoma es la diarrea, es utilizar probióticos. Estos son organismos considerados “bacterias amistosas”, que normalmente viven en tu sistema digestivo, urinario y genital sin causarte enfermedades. Sus beneficios son:

-Mejoran tu digestión. Ayudan a regular el flujo intestinal.

-Promueve el equilibrio de la flora intestinal.

-Se adhieren a la pared intestinal, evitando que los organismos dañinos se asienten en tu organismo.

Los probióticos intestinales los puedes obtener fácilmente en suplementos alimenticios, un producto auxiliar en la digestión que puedes encontrar en cualquier farmacia. Recuerda que antes de iniciar con este tratamiento debes consultar a tu médico de confianza.

Adiós al malestar

Ahora ya sabes que para aliviar los malestares del síndrome de intestino irritable basta con cambiar algunos hábitos. No olvides que el ejercicio y una buena alimentación son la base para cuidar tu sistema digestivo.

Ante cualquier duda consulta a tu médico. Sobre todo, si presentas sangrado rectal, adelgazamiento, vómito sin causa aparente o dificultad para tragar.

Comparte esta información y sigue leyendo más consejos en: ¿Qué Puedo Tomar?

Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *