¿Qué es el síndrome de malabsorción? Te damos los pormenores de este padecimiento

¿Qué es el síndrome de malabsorción? Te damos los pormenores de este padecimiento

¿Sientes distendido el abdomen? ¿Tienes cólicos, gases y/o diarrea? ¿Has perdido peso? No lo tomes a la ligera, pueden ser señales de que padeces síndrome de malabsorción. Esto se da cuando el cuerpo tiene problemas para absorber los nutrientes de los alimentos. Tal vez no le prestes mucha atención o pienses que es otra enfermedad. Lo importante es que un médico te diagnostique y te dé un tratamiento adecuado.

¿Qué es el síndrome de malabsorción?

El intestino delgado es el que hace la mayor parte de la digestión de las comidas. Si éste tiene dificultad para asimilar, absorber o digerir normalmente nutrientes a lo largo del tracto intestinal, es cuando se presenta el síndrome de malabsorción.

Entonces, la mala absorción intestinal ocurre si un trastorno interfiere en la digestión de los alimentos o en la absorción de los nutrientes.

Puede clasificarse en tres categorías básicas:

Selectiva, como en la intolerancia a la lactosa.

Parcial, como en la abetalipoproteinemia, afección que impide que el organismo absorba completamente ciertas grasas de los alimentos.

Total, como en la enfermedad celíaca, donde las personas no pueden consumir gluten porque daña su intestino delgado.

Las causas que provocan la mala absorción son múltiples. Algunas son enfermedades del sistema digestivo que afectan directamente al intestino, otras no, pero dificultan el proceso de la digestión.

El síndrome de malabsorción puede ser provocado por lesiones en la mucosa intestinal causadas por infecciones, patologías inflamatorias, enfermedades autoinmunes, intolerancias como:

  • Enfermedad celíaca
  • Enfermedad de Crohn
  • Lesiones vasculares intestinales.
  • Crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado.
  • Infección parasitaria.
  • Enfermedades del páncreas, hígado, vías biliares, esófago o estómago.
  • Déficit de uno o varios enzimas digestivos.
  • Enfermedades sistémicas como diabetes, alteraciones del tiroides o de la paratiroides, tumores, etc.
  • Cirugía que remueve todo o parte del intestino delgado.
  • Entre otros.

De igual forma, la mala absorción se da por el uso de medicamentos a largo plazo y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Esto porque llegan a alterar la mucosa intestinal e impiden la absorción de uno o varios nutrientes.

Síntomas del síndrome de malabsorción

Los principales síntomas de la mala absorción son:

  • Diarrea crónica.
  • Inflamación y dolor abdominal.
  • Cólicos y gases.
  • Pérdida de peso o dificultad para mantenerlo a pesar de alimentarse bien.
  • Ausencia de la menstruación.
  • Dermatitis, resequedad y manchas en la piel.
  • Caída del cabello.
  • Anemia y hemorragias.
  • Astenia, que es fatiga general que dificulta realizar tareas cotidianas.
  • Trastornos óseos como osteoporosis.
  • Alteración en el sistema nervioso.
  • Edemas, que es la hinchazón causada por acumulación de líquido en los tejidos.
  • Pérdida de masa muscular.
  • Alteraciones neurológicas.
  • Entre otros.

Los síntomas dependen de los nutrientes que estés perdiendo. Pueden ser proteínas, vitaminas, minerales, hidratos de carbono, etc.

¿Qué hacer si tienes mala absorción intestinal?

Algunos de sus síntomas se parecen a los de otras enfermedades, pero no debes tomarlos a la ligera. Acude con tu médico, quien tomará nota de estos síntomas y hará una exploración física. Además te mandará a hacer una prueba de sangre, un análisis de heces, un estudio nutricional y quizá otros estudios complementarios para identificar la causa específica.

Dependiendo del origen de mala absorción, es posible que te indique una dieta especial. Además, te prescribirá algún medicamento. Uno muy efectivo es el que contiene pancreatina, simeticona, extracto seco de bilis de buey y celulosa. Sirve para mejorar la mala digestión, cuando existe una deficiencia enzimática, si presentas esteatorrea, un tipo de diarrea con exceso de grasa. De igual forma, ayuda si tienes deficiencia para digerir las grasas.

Como ves, tiene múltiples cualidades y lo mejor es que lo encuentras en cualquier farmacia genérica a bajo costo.

Así que ya lo sabes, ve con tu médico y atiende el síndrome de malabsorción. No te acostumbres a vivir con sus síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *