Remedios caseros y efectivos para la gripa

Remedios caseros y efectivos para la gripa

Hoy hablare de un producto que todo mundo conoce, y ese que, desde que tengo uso de razón lo recuerdo con tanto cariño, ya que era el que mi abue me ponía cuando me resfriaba. Estoy hablando de un ungüento que tiene alcanfor, mentol y otros ingredientes que te descongestionan sí o sí. Uno de los remedios caseros y efectivos para la gripa que mi abue ponía en práctica.

Recuerdo una ocasión, cuando yo tenia como 5 años. Mi abuelita se encontraba horneando pan. A mí me encantaba ayudarle en todo lo que podía, entonces siempre estaba con ella en la cocina. Un día de repente escuché que mi abue le dijo a mi mamá que ya no tenía agua, y que debía lavar las charolas donde pondría el pan. Me acerqué y me ofrecí ayudarle a traer un poco de agua, sin embargo, me dijo que no, porque estaba muy pequeña para cargar una cubeta de agua. Después de insistirle mucho no tuvo otra opción que dejarme ir por el agua.  El lugar al que debíamos ir por el agua quedaba como a unos 5 minutos caminando, pero ese día, cuando iba como a la mitad del camino, comenzó a llover tan fuerte que, en unos segundos quede empapada. Creo que no fue necesario llegar hasta la pileta, ya que mi pequeña cubeta se llenó con la lluvia que caía del cielo. Bueno, para no hacer esto más largo, tomé la cubeta que llevaba y regresé a casa.

Mi abue ya me esperaba en el corredor de la casa. Yo estaba empapada y moría de frio. Al día siguiente, me levante con un dolor de garganta, cuerpo cortado y con un resfriado que no aguantaba. Sentía dolor en todo mi pequeño cuerpo, había cogido un resfriado provocado por la empapada del día anterior, y lo que necesitaba era uno de esos remedios caseros y efectivos para la gripa que en mi familia eran tradición.

Durante la mañana no logré hacer muchas cosas, sin embargo, tenía los cuidados de mi abue. Ella me dijo que me recostara y me puso un ungüento mentolado en el pecho, pies y espalda, no sin antes advertirme que no saliera a jugar, que me quedara ese día descansando en cama. Esto resultó uno de esos remedios caseros y efectivos para la gripa, pues inmediatamente comencé a sentirme mejor. El aroma que desprendía ese ungüento era muy agradable, además de que la combinación de sentirme mejor, junto con los cuidados de mi abue, eran la mejor medicina. Son esos momentos lo que no cambias por nada, pues no tienen precio alguno.   

Así pasó el día. Durante la noche, mi abue volvió a ponerme el ungüento en todo el cuerpo, siempre acompañado de un té y un apacho por parte de ella. Creo que eran los mejores cuidados que alguien podría darme, además de consentirme con un pequeño masaje y una deliciosa comida, pues siempre me hacia un caldito de pollo para hacerme sentir mejor, el cual también considero uno de esos grandes remedios caseros y efectivos para la gripa.

via GIPHY

Han pasado los años y cada vez que me siento con resfriado, o siento que enfermaré, recuerdo esos remedios caseros y efectivos para la gripa de mi abuelita e inmediatamente siento que mejoro. Como si fuera por arte de magia me trasporto a aquellos tiempos de cuando mi abue me ponía el ungüento en todo mi cuerpo, y es como un apapacho al corazón. Así que puedo decir que, gracias a este tratamiento casero para la gripa de mi abue, puedo aliviarme y al mismo tiempo consentir mi cuerpo para sentirme mejor.  

Autora: Anabel Morales Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *