Conoce bien qué son los analgésicos, para qué sirven y cuáles son los más usados

Conoce bien qué son los analgésicos, para qué sirven y cuáles son los más usados

Todos hemos sentido alguna vez dolor de cabeza, de muela, de garganta, de espalda, muscular, etc. Y dependiendo de la intensidad, hemos decidido tomar algún medicamento o no. Sin embargo, es importante conocer qué son los analgésicos, para qué sirven, y cuáles son los más utilizados y de venta libre. Tampoco se trata de tomarlos como dulces, pero hay que saber más sobre lo que nos llevamos a la boca.

Conoce qué son los analgésicos

Proceden etimológicamente del prefijo griego a-/an- que significa carencia o negación, y de algos que quiere decir dolor. Los analgésicos son medicamentos que ayudan a aliviar o eliminar cualquier dolor en el cuerpo. Existen diferentes tipos de analgésicos, y su uso varía según el tipo de dolor y la intensidad.

Seguramente en casa tienes un botiquín lleno de medicamentos, entre los cuales destacan los analgésicos. Sin embargo, no debes tomarlos tan a la ligera, lo más recomendable siempre es que sean prescritos por un médico para conocer la dosis y tiempo de tratamiento.

Otro punto importante es checar la caducidad de estos medicamentos, tanto si los acabas de comprar, como si ya tienen tiempo en tu casa. Evítate otros problemas.

Tipos de analgésicos

Ahora que ya sabes qué son los analgésicos y para qué sirven, debes conocer su clasificación. La Organización Mundial de la Salud los divide a través de la Escalera Analgésica o también llamada Escalera del Dolor:

  • Primer escalón o inferior:

Se caracterizan porque tratan el dolor leve. Aquí entran los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), fármacos coadyuvantes, analgésicos no opioides y antitérmicos. Actúan en el sistema nervioso periférico. Su principal función es inhibir a unas enzimas llamadas ciclooxigenasas, las cuales son fundamentales en la producción de prostaglandinas, sustancias mediadoras del dolor. También pueden tener propiedades antipiréticas y antiinflamatorias.

Estos analgésicos tienen un límite de dolor, lo que se conoce como techo analgésico, es decir, hay un momento en que no disminuye el dolor a pesar de aumentar la dosis. En este grupo está el paracetamol, metamizol, aspirina, ibuprofeno, diclofenaco, naproxeno y ketorolaco, y son de venta libre.

  • Segundo escalón o intermedio:

Aquí se mantienen los AINE y fármacos coadyuvantes, y se agregan los opiáceos menores o débiles, los cuales actúan en el sistema nervioso central y tratan el dolor moderado. También pueden alcanzar el techo analgésico. En esta clasificación se encuentra el tramadol, codeína, oxicodona en bajas dosis, codeína, hidrocodona, entre otros.

  • Tercer escalón o superior:

Aún se mantienen los AINE y los fármacos coadyuvantes, pero se sustituyen los opiáceos débiles por los fuertes o mayores. Tratan el dolor severo. Pueden administrarse vía oral, transdérmica o subcutánea. En este grupo está la morfina, hidromorfona, metadona, fentanilo, diamorfina, oxicodona de liberación retardada, heroína y levorfanol.

  • Fármacos coadyuvantes:

Pueden usarse en cualquier escalón, complementan a los medicamentos principales y ayudan a mejorar la respuesta analgésica. Se utilizan cuando el dolor limita la calidad de vida de quien lo padece o para calmar los efectos secundarios de otros medicamentos. Aquí encontramos los antidepresivos, anticonvulsivos, neurolépticos, ansiolíticos, esteroides, corticoides, relajantes musculares, antieméticos, antiespásticos y anestésicos locales.

Principales analgésicos

Entendemos que toda esa información es un poco confusa, pero igual de importante. Sabiendo qué son los analgésicos y su clasificación, ahora debes conocer en palabras más claras los principales analgésicos, esos que puedes adquirir en cualquier farmacia de genéricos. Aquí te dejamos una lista de los más usados.

  • Paracetamol: También conocido con acetaminofén. Tiene efecto analgésico y antipirético. Lo encuentras en tabletas de 500 o 650 mg. y generalmente se toma cada 6 u 8 horas. Hay presentación de solución, tabletas masticables, supositorios y jarabe, y es muy común encontrarlo combinado con otros medicamentos.
  • Ketorolaco: Es un analgésico, antipirético y antiinflamatorio. Puede estar acompañado de otro fármaco, sobre todo tramadol, un analgésico opioide. Esta combinación viene en pastillas sublinguales que actúan de manera más rápida para calmar el dolor. De igual forma, viene en presentación de tabletas, comprimidos, gotas o ampolletas.
  • Ibuprofeno: Tienen funciones antipiréticas, analgésicas y antiinflamatorias. Se usa mucho para aliviar dolores menstruales, de cabeza, dolor muscular, de dientes, y tratar artritis, entre otros. Hay cápsulas de 400, 600 y 800 mg., suspensión, cápsulas de gel, y en combinación con otras sustancias.
  • Naproxeno: Es un analgésico de uso general y antiinflamatorio. Puedes conseguir naproxeno de 200 y 500 mg. o naproxeno sódico de 275 y 550 mg. Esta última, por su formulación con sal sódica permite una mayor absorción del fármaco. Está disponible en tabletas, suspensión y también combinado, sobre todo con paracetamol.
  • Diclofenaco: También sirve para desinflamar y calmar dolor, y como relajante muscular. Funciona en dolor leve a moderado. Viene en presentación de tabletas de 100 mg. En algunos casos, lo encuentras para uso tópico, útil para dolor e inflamación muscular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *