¿Molestias intestinales? Estos dos medicamentos antiespasmódicos pueden ayudarte

¿Molestias intestinales? Estos dos medicamentos antiespasmódicos pueden ayudarte

Si los cólicos, la inflamación y el dolor estomacal no te dejan sentir bien, quizá sea momento de probar medicamentos antiespasmódicos. Los espasmos que te provocan molestias también son conocidos como calambres estomacales. Pueden darte por diferentes causas, por eso te invitamos a que sigas leyendo para conocer más de este tema.

¿Por qué dan espasmos estomacales?

Los espasmos, cólicos o calambres estomacales son contracciones agudas e intermitentes producidas en el área abdominal. Como sabes, esta zona abarca muchos órganos, lo significa que puedes sentir estas molestias tanto en el estómago e intestinos como el hígado, vesícula biliar, páncreas y esófago. Entonces tu dolor puede ser generalizado o en alguna parte específica.

La duración de los espasmos varía, es decir, pueden molestarte solo unos minutos o por horas. Sus causas más comunes son indigestión, gastroenteritis, cólicos menstruales, infección de la vejiga y exceso de flatulencias. Si eres intolerante o alérgico a algún alimento, eres propenso a sentir estos molestos calambres. De igual manera, la presencia de parásitos intestinales, así como enfermedades inflamatorias del intestino pueden provocarlos.

Otros factores que generan espasmos son una mala alimentación, rica en grasas, exceso de café, etc. Diarrea, estreñimiento, apendicitis, obstrucción o infecciones gastrointestinales, intoxicación, inflamaciones intestinales y problemas renales son generadores de este tipo de molestias. Sin olvidar, los cólicos menstruales y algunas causas ginecológicas como endometriosis.

Síntomas de los espasmos estomacales

 Aparte de esas contracciones involuntarias y dolorosas, también puedes sentir:

  • Inflamación
  • Eructos
  • Náuseas
  • Indigestión
  • Falta de apetito
  • Ruidos estomacales
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Síntomas parecidos a la gripe

Si también presentas fatiga, debilidad, dificultad para respirar, heces o vómito con sangre, desmayos, pulso rápido, o dolor e inflamación intensos, debes buscar atención médica inmediata.

Los cólicos o espasmos son comunes, pero si llegan a presentarse continuamente o se producen de manera periódica, es posible que haya una enfermedad más grave. Por eso la importancia de acudir siempre al médico ante cualquier molestia.

Antiespasmódico intestinal
Antiespasmódico intestinal

¿Qué medicamentos antiespasmódicos tomar?

Un antiespasmódico intestinal es un medicamento que ayuda a tratar los espasmos musculares. En este caso, actúa sobre el área abdominal, que es donde más se presentan estas contracciones.

Estos medicamentos antiespasmódicos pertenecen a dos grupos distintos:

  • Los que actúan por mecanismo anticolinérgico
  • Los que ejercen acción directa sobre el músculo liso

A continuación, te damos esta pequeña, pero efectiva lista de medicamentos antiespasmódicos. Y recuerda acudir a consulta antes de tomarlos para que te indique dosis y tiempo de tratamiento.

  • Trimebutina: Son tabletas o suspensión útiles para reducir los espasmos y la inflamación. Aunque también funciona contra el dolor abdominal, estreñimiento y/o diarrea, la mala digestión, los gases y la distensión abdominal.
  • Bromuro de pinaverio: Es otro de los medicamentos antiespasmódicos, que te ayuda a relajar los músculos y órganos abdominales, calmando los calambres. Facilita el vaciado gástrico y el proceso de la digestión. La versión mejorada incluye dimeticona, que reduce el dolor abdominal y los gases. Y si no puedes gastar mucho, lo encuentras en farmacias genéricas a un gran precio.
Nesajar cápsulas
Bromuro de pinaverio con dimeticona

Recomendaciones para calmar los espasmos

Una compresa caliente puede servirte para calmar tus molestias. De hecho, es muy usado por mujeres cuando tienen cólicos menstruales. Funciona relajando los músculos y reduciendo el dolor y las contracciones. Solo llena tu compresa con agua caliente y colócala donde sientas malestar.

Prueba con un té de menta y albahaca. Juntos son un potente remedio contra los espasmos, ya que mejoran el movimiento intestinal y disminuyen inflamación, dolor y gases. Para prepararlo necesitas media cucharada de menta, media cucharada de albahaca y una taza de agua. Pon a hervir todos los ingredientes. Cuando llegue a ebullición, tapa y deja reposar. Después cuela y bebe. Lo mejor es que lo hagas cuando comiencen las primeras molestias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *