¿Cómo saber si tienes amibas y lombrices? Checa los síntomas comunes

¿Cómo saber si tienes amibas y lombrices? Checa los síntomas comunes

Si te gusta comer en la calle, tienes un riesgo de padecer amibas y lombrices. Quizá pienses que a ti no te va a pasar. Pero es un problema común, y que le sucede a cualquier persona. Lo curioso es que se transmiten tan fácilmente, que ni cuenta te das. Generalmente, el contagio es por consumir alimentos y agua contaminados. Sigue leyendo y conoce más sobre estos parásitos intestinales.

¿Qué son las amibas y lombrices?

Se tratan de parásitos o microorganismos que viven en el intestino y dañan la flora bacteriana, afectando principalmente al sistema digestivo. Pero no todo se acaba ahí. El problema es que se reproducen y pueden causar otros problemas de salud. Esto porque, dependiendo del tipo de parásito, se alojan en distintas partes del cuerpo y no solo en el intestino grueso y delgado. Tal vez tu estómago, esófago, pulmones, hígado, ojos y hasta tu cerebro sean su refugio. De hecho, una persona puede tener diferentes especies al mismo tiempo. ¡Qué miedo! Pero pasa.

Ninguna persona está exenta. Es frecuente que los niños tengan amibas y lombrices, pero los adultos también padecen de este problema. Cualquier puede contagiarse involuntariamente al ingerir huevos microscópicos de estos parásitos. Si comes en la calle tienes un riesgo de ingerirlas, ya que, en muchos lugares, no se cuenta con buenos hábitos de higiene.

Existen diferentes tipos de parásitos, los más comunes son las tenias, gardias, amibas, áscaris y lamblias. Una vez dentro del organismo, llegan al intestino delgado, donde nacen las larvas. Después, viajan al intestino grueso, en el que se convierten en adultas. Las lombrices intestinales hembra depositan sus huevos, y continúan multiplicándose.

Cómo saber si tienes lombrices
Cómo saber si tienes lombrices

¿Cómo saber si tienes lombrices y amibas?

Es importante que conozcas los síntomas de parásitos, ya que suelen confundirse con otros padecimientos. Checa si tienes alguna de estas señales de alerta:

  • Cambios en el apetito: Es común que sientas un hambre incontrolable o no tengas hambre, así como que subas de peso o lo bajes, todo depende del tipo de parásito que tengas.
  • Problemas digestivos: Se presentan alergias e intolerancias a ciertos alimentos, inflamación abdominal, dolor de estómago recurrente y dificultades para digerir. También se da diarrea, estreñimiento, gases, así como la sensación de querer ir al baño de forma frecuente.
  • Fatiga: Si sientes mucho cansancio, pero no conoces la razón, puede ser por la presencia de amibas y lombrices. También checa si te cuesta concentrarte, que podría ser otro síntoma.
  • Desnutrición: Estos parásitos se alimentan de la comida que ingieres, absorbiendo los nutrientes que te tocan a ti. Esto produce anemia, desnutrición y debilidad.
  • Comezón: Como las lombrices intestinales depositan sus huevos cerca del área perianal, es común la comezón y picor en esa zona. Aunque también se presenta en los genitales.
  • Otros síntomas son problemas para dormir, ansiedad, problemas cutáneos y reproductivos, depresión, calambres musculares, entre otros.

¿Cómo deshacerse de amibas y lombrices?

 Debes entender que no solo se tratan de bichos en el cuerpo. Pueden causar problemas serios e, incluso la muerte, sino hay una atención oportuna. Pero no te espantes. Pon cartas en el asunto tomando en cuenta estas recomendaciones:

  • Lávate las manos antes y después de ir al baño, antes de comer y de preparar cualquier alimento.
  • Lava muy bien los frutas y verduras.
  • Desparasítate dos veces al año (tengas o no síntomas). Prueba con Loxcell, que contiene albendazol y quinfamida que, con una sola dosis, te ayuda a deshacerte de parásitos. Además, lo consigues sin problema en farmacias de genéricos, a un precio muy accesible. ¡Ojo! Todos los miembros de tu familia deben desparasitarse al mismo tiempo para que sea efectivo y no se contagien entre ustedes. Y recuerda que, al día siguiente de la toma de la pastilla, debes cambiar y lavar sábanas y cobijas.
Loxcell dosis única
Loxcell dosis única
  • Procura preparar tus propios alimentos, así sabrás bien qué comes y las condiciones en que fueron elaborados.
  • Mantén tus uñas limpias y cortas.
  • Limpia y desinfecta los inodoros para evitar contagios.

Si tus síntomas llegan a ser más graves, es importante que acudas con el médico para que te revise y descarte algún otro padecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *