¿Cómo evitar lesiones deportivas en niños?

¿Cómo evitar lesiones deportivas en niños?

Al escuchar acerca de “lesiones deportivas” normalmente vienen a la mente imágenes de deportistas profesionales. Sin embargo, olvidamos que, para estar ahí, también fueron niños. En este sentido, si quieres que tus hijos realicen ejercicio sin lastimarse, te invitamos a conocer cómo identificar y atender lesiones deportivas en niños, para que nada intervenga en su entrenamiento y puedan convertirse en futuros campeones.

via GIPHY

¿Por qué es importante el ejercicio?

Desafortunadamente, México es de los primeros lugares en obesidad infantil, de acuerdo a datos de la Secretaría de Salud; una de las razones es la falta de ejercicio durante la infancia, y no es de extrañar, ya que solo el 60 % de la población mexicana tiene este hábito, indica un documento de la Procuraduría Federal del Consumidor.

De ahí la importancia de inculcar en los infantes el hábito de mantenerse en movimiento. De hecho, varios especialistas hablan de los beneficios de realizar actividad física, como los de Mayo Clinic, que enlistan los siguientes:

-Ayuda a controlar el peso

-Reduce el riesgo de enfermedades como problemas cardiovasculares, diabetes, ansiedad, artritis, algunos tipos de cáncer, entre otras

-Mejora el estado de ánimo

-Aumenta la energía

-Promueve un mejor descanso

-Es una actividad divertido y, en algunos casos, permite socializar

¿Cuáles son las lesiones deportivas en niños?

Pese a los beneficios, siempre hay riesgo de accidentes, sin importar que se haga ejercicio en el campo o en casa. De acuerdo con el portal Kids Health, las lesiones más frecuentes en niños y adolescentes son:

Lesiones agudas

Ocurren de manera repentina y se asocian con los traumatismos. En los más pequeños suelen ser moretones, esguinces y distensiones; pero entre más grande, es más probable que sufran fracturas de huesos o ligamentos.

Algunas de las lesiones más graves son: oculares, fracturas óseas, lesiones de ligamentos y golpes en la cabeza.

Estás suelen ocurrir por no usar un equipo necesario.

Lesiones por sobrecarga

Estas se producen cuando se fuerza repetitivamente a ciertos huesos o músculos. Pueden afectar el crecimiento óseo de los niños. Los más comunes son: dolor anterior de la rodilla, codo de pitcher, hombro de nadador, periostitis tibial, espondilólisis.

Se pueden producir o agravar por un desequilibrio entre fuerza y flexibilidad, un calentamiento inadecuado, exceso de actividad, practicar el mismo deporte durante un año o diversos en la misma temporada, aplicar una técnica inadecuada o usar equipo no adecuado.

lesiones recidivantes

Es cuando reaparece la lesión porque se regresó a la actividad física sin que se curara totalmente. Esto, además de sobrecargar la zona lastimada, puede provocar otras lesiones al tratar de compensar la debilidad.

El esfuerzo repentino y excesivo también pueden provocar la reaparición de lesiones.

¿Cómo evitarlas?

Para reducir el riesgo de estas lesiones, el portal estadounidense HealthyChildren.org da las siguientes recomendaciones:

Usar el equipo adecuado: Se debe utilizar el equipo de protección adecuado para el deporte o ejercicio físico a realizar; estas pueden incluir almohadillas, cascos, protectores bucales, gafas protectoras, entre otros.

Calentar: Preparar los músculos para la actividad física es necesario para evitar lesiones.

Usar la técnica apropiada: Es necesario conocer las reglas del deporte y recibir asesoría de un profesional.

Aumentar la flexibilidad y fortalecer músculos: Esto ayudará a que el cuerpo sea más resistente y se reduzcan las lesiones.

Hacer pausas: Los descansos también forman parte de un buen desarrollo físico. Se recomienda que, si se practica un deporte en específico durante un año, debe haber dos meses de receso.

Suspender el ejercicio si hay dolor: Para lograrlo, es importante la comunicación con el niño.

¿Cómo tratar las lesiones deportivas en niños?

Aunque lo mejor es prevenir estos accidentes, si ocurren, se debe estar preparado, para eso, lo primero es consultar al médico de confianza antes de tomar una decisión, a excepción de que la lesión parezca grave, en ese caso, se debe llevar al niño inmediatamente al servicio de urgencias del hospital más cercano.

Algunas recomendaciones para lesiones deportivas del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, en EE. UU., son:

Reposar: Evitar mover la parte afectada

Hielo: Colocar fomentos fríos en la lesión, nunca poner el hielo directamente sobre la piel, en su lugar, envolverlo en una servilleta

Compresión: Usar presión en el área adolorida

Elevación: Poner el área lesionada a una altura mayor del nivel del corazón

En algunas ocasiones, el médico puede inmovilizar la zona afectada con un cabestrillo, tablilla, yeso o inmovilizadores de piernas. También puede solicitar un AINE (antinflamatorio no esteroide) como el diclofenaco, pero comúnmente es en presentación de gel, ya que este se puede suministrar a niños mayores de 6 años, aquí puedes conocerlo. Una opción es tenerlo en tu botiquín como prevención.

Si necesitas remedios para más grandes, aquí te explicamos algunos.

Ayúdalos a crecer sanos y fuertes

Sin duda, el ejercicio es vital para tener una vida saludable durante la niñez. Comparte estos consejos sobre lesiones deportivas en niños con todos tus conocidos. Te invitamos a dejarnos tus comentarios. Nos vemos en el siguiente artículo de ¿Qué Puedo Tomar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *