Dile adiós al dolor muscular. Te decimos cómo combatirlo

Dile adiós al dolor muscular. Te decimos cómo combatirlo

Califica esta publicación

Seguramente en algún momento has sentido dolor muscular, pero ¡no te acostumbres! Te contamos cómo tratarlo para que disfrutes de una vida sin dolor

Causas más comunes de los dolores musculares.

Que también pueden involucrar ligamentos y tendones, son lesiones o traumas por esfuerzos físicos, sobrecarga de peso (ya sea corporal o de objetos), falta de calentamiento y estiramientos antes de hacer ejercicio, incluso el estrés y la ansiedad pueden generarlos, así como enfermedades inflamatorias.

Cómo combatir dolores musculares

A continuación te enlistamos los principales dolores musculares y cómo combatirlos:

  • Dolor de cuello

Se presenta en la zona cervical de manera lenta y gradual. Generalmente el dolor de cuello se debe a malas posturas.

Por ejemplo, cuando usas la computadora, el celular, e incluso al leer, agachas la cabeza, y esta posición repetida durante largos periodos causa molestias en el cuello. También son provocadas por dormir chueco o con almohadas altas.

Para aliviar el dolor de cuello, corrige estas malas posturas. Procura mantener tu espalda recta, la barbilla levantada y tu mirada al frente para no forzar los músculos del cuello.

Quizá te parezca algo incómodo al principio, pero con el tiempo te acostumbrarás y tus cervicales te lo agradecerán.

  • Dolor de espalda alta

Se trata de la región dorsal, que puede llegar a limitar tus movimientos desde el cuello hasta la parte media de la espalda. Esta zona es donde más se resiente el estrés y las preocupaciones. Por eso cuando recibes un masaje, se aprecian los famosos nudos, que son contracturas musculares.

Para aliviar este dolor muscular, también necesitas mejoras tus posturas, bajarle a la tensión, hacer estiramientos y un buen masaje te vendría bien, pero ve con un fisioterapeuta, para no arriesgarte a mayor daño.

  • Dolor de espalda baja:

El dolor muscular aquí es muy común y se conoce como lumbalgia. Como casi todas las molestias en la espalda, se produce por posturas incorrectas y llega a ser muy limitante. Las compresas calientes y/o frías te ayudarán a  desinflamar y a aliviar el dolor lumbar.

  • Dolor muscular de origen retardado:

Quizá este nombre no te suene, pero se conocen mejor como agujetas y te aseguramos que alguna vez las has sentido. Se presentan cuando nunca has hecho ejercicio o lo retomas después de un tiempo, rompiendo las microfibras musculares por el gran esfuerzo, y al día siguiente no te puedes ni levantar por el dolor. ¿Te suena?

Lo que debes hacer para evitarlas es comenzar a ejercitarte poco a poco, primero caminando, luego trota y cuando tu cuerpo esté listo, ya puedes correr, y así con cualquier actividad.

Si ya las padeces, sigue haciendo ejercicio, porque de lo contrario, cada vez que empieces pasarás por lo mismo. Usa analgésicos tópicos y date un masaje para relajar los músculos.

  • Esguinces

Son muy comunes, se generan cuando hay una lesión o estiramiento de los ligamentos, debido a caídas, torceduras o golpes. Producen dolor, hinchazón, moretones y movimiento limitado de la articulación.

Para tratar las molestias, debes reposar, colocar hielo para desinflamar la zona, ponerte una venda que no quede demasiado ajustada y si el médico lo indica, tomar algunos medicamentos para el dolor y la inflamación.

  • Calambres

También se presentan comúnmente, y son contracciones involuntarias del músculo que provocan dolor. En general, se producen durante la noche, o después de hacer ejercicio, por el desequilibrio de electrolitos, deshidratación, o por el mal funcionamiento de algunos nervios.

Para impedir los molestos calambres mantente hidratado y consume alimentos ricos en potasio y magnesio como el plátano, carne de res o de pollo, lácteos, aguacate, soya, nueces, brócoli, etc.

  • Tensión muscular

El estrés afecta al cuerpo en todos los niveles, y los músculos no son la excepción. Esto genera tensión muscular, por eso sientes molestias sin una razón aparente. Este estrés puede localizarse en cualquier parte, pero comúnmente provoca dolor de cuello o dolor de espalda alta.

El ejercicio y un buen masaje pueden ayudar a relajar tus músculos, también mejora tus posturas, y sobre todo trata de bajarle al estrés.

Los dolores musculares son más frecuentes de lo que crees, pero también son fáciles de tratar. Así ya sabes cómo decirles adiós.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *