Consejos para un mejor entrenamiento

Consejos para un mejor entrenamiento

Sin duda la actividad física es una pieza fundamental para llevar una vida saludable. Sin embargo, iniciar en el mundo fitness puede parecer un camino confuso y tortuoso. Por ello, decidimos darte un empujoncito con estos tips que serán de gran ayuda en tu entrenamiento. Así que corre por tu libreta preferida para que saques el mejor provecho a tu rutina de ejercicio.

Beneficios del movimiento

Debemos recordar que el ejercicio constante es esencial para lograr una buena salud. Esto porque te beneficia física y mentalmente en los siguientes aspectos:

-Te ayuda a mantener tu peso corporal.

-Aumenta tu tono y fuerza muscular.

-Mejora tu forma y resistencia física.

-Regula tus cifras de presión arterial.

-Obtienes mayor flexibilidad y movilidad en las articulaciones.

-Te llenas de energía y, por lo tanto, reduces la sensación de fatiga.

-Te ayuda a relajarte.

-Disminuye tu estrés y tensiones.

-Reduce tus niveles de ansiedad, agresividad y depresión.

Actividad física
Actividad física

¿Cómo realizar mi entrenamiento?

Antes de empezar con cualquier ejercicio, debes prestar atención a aspectos como tu ropa, alimentación y preparación previa. Esto porque harán más placentera la práctica, potenciarán los beneficios y evitarán lesiones o daños a tu salud. Fíjate en los siguientes aspectos:

Usa ropa adecuada

Para encontrar el outfit perfecto, debes considerar el tipo de ejercicio que realizarás. No uses ropa muy holgada si realizarás actividades con aparatos como la bicicleta. Tampoco uses estilos muy apretados si incluirás una rutina de flexibilidad. Elegir correctamente tus prendas evitará que pases tiempo luchando con ellas y podrás enfocarte en tu desempeño.

Otro punto que debes evaluar es el material de la tela, para que tu cuerpo pueda ventilarse. Evita el algodón porque no permite la transpiración y se moja fácilmente, haciendo la prenda pesada e incómoda. Puedes optar por materiales sintéticos como el poliéster y el nailon, ya que expulsan fácilmente los líquidos.

Prepara tu metabolismo

La comida es la fuente de nuestra energía, por eso, evitarla antes de un esfuerzo físico es un grave error. Lo recomendable es consumir algún alimento, al menos, 90 minutos antes de entrar.

Pon énfasis en opciones saludables, que contengan vitaminas y minerales. Algunos ejemplos son: avena con frutas, pan integral tostado y frutos secos con almendras o nueces. Evita alimentos grasos y comer en exceso, ya que pueden perjudicar tu rendimiento y tu salud.

En el caso de que tengas un entrenamiento prolongado, puedes consumir la mitad de un snack saludable. Esto te ayudará a recuperar energía y sentirte revitalizad@.

Hidrátate

Cuando practicas ejercicio, aumenta tu sudoración y, con ello, incrementa la necesidad de tomar agua. Es importante que bebas agua antes, durante y después del entrenamiento para evitar la deshidratación. Si no lo haces desembocará en una disminución del rendimiento físico y en efectos secundarios.

Se recomienda que un adulto consuma dos litros de agua al día, pero esta cantidad varía conforme a la actividad que realizas. Un consejo es que escuches a tu cuerpo para saber cuánta agua beber.

Estira y calienta

Hacer ejercicio es un ritual, por ello, antes de grandes esfuerzos debes prepararte. Procura realizar un breve calentamiento y una serie de ejercicios de estiramiento. Esto acondicionará tu cuerpo para la actividad física y reducirá el riesgo de sufrir lesiones.

Recuerda que debes empezar con movimientos lentos y repetitivos por todo tu cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Pon énfasis en las zonas que vas a trabajar. Si tienes dudas, no dudes en preguntarle a alguien experimentado acerca de una buena rutina de calentamiento.

Un golpe de energía

Dependiendo del esfuerzo, y el tipo de actividades que tengas durante el resto del día, puedes sentirte agotado. Por suerte, existen alternativas que te dotarán de energía de una forma rápida y segura. Un ejemplo es el Forze VF Gold, un complemento para tu rutina que te dará el empujoncito que necesitas.

Este multivitamínico lo puedes añadir fácilmente a tu rutina de entrenamiento por tres razones:

-Aumenta tu producción de energía.

-Disminuye tu agotamiento físico.

-Te mantiene activ@ físicamente.

Para obtener sus beneficios, solo debes tomar una cápsula al día durante tu desayuno y podrás notar la diferencia.

Es importante que consultes a tu médico antes de iniciar con este tratamiento. Además, es una opción no recomendable a personas con hipertensión.

Forze VF Gold
Forze VF Gold 30 cápsulas

Conócete

El último consejo es que sepas cuáles son tus limitaciones, porque eso te ayudará a no lastimarte. Esto no te debe impedir dar el cien por ciento en cada actividad para mejorar. Pero sí debes saber cuándo detenerte o tomar un descanso para luego continuar.

¿Corriste mucho y no puedes moverte? Estas pastillas para el dolor muscular te ayudarán

Recuerda que cada persona es diferente y, por ende, cada metabolismo reacciona distinto. Es importante que consultes a tu médico antes de realizar cualquier actividad física, sobre todo, si tienes algún padecimiento crónico.

Sigue estos consejos. Verás cómo mejora tu entrenamiento y disminuyes tus lesiones.

Comparte esta información con todos tus compañeros de ejercicio y esfuérzate cada día por ser el/la mejor.

Hasta el próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *