Pomadas para los hongos, los mejores antimicóticos para la piel

Pomadas para los hongos, los mejores antimicóticos para la piel

En el mercado existen muchas versiones de cremas y pomadas para los hongos. Clotrimazol, miconazol o econazol son algunos de los componentes antimicóticos de uso tópico más utilizados y populares. Es muy sencillo administrarlos, y en general no presentan reacciones secundarias. Pero es importante conocerlos mejor, ya que sí es posible que se presente resistencia a ellos.

¿Qué es un antimicótico?

También conocidos como antifúngicos, son sustancias que pueden evitar el crecimiento de algunos tipos de hongos que perjudican la salud.

De acuerdo con el Sistema de Clasificación Anatómica, Terapéutica y Química de la OMS, existen básicamente dos divisiones en ellos: los de uso sistémico y los de uso tópico.

Las presentaciones van desde cremas o pomadas para los hongos utilizadas para tratar infecciones leves como la tiña, curar pie de atleta o infecciones de cuero cabelludo. Encuentras tratamientos orales para infecciones más graves por hongos y candidiasis. Y hay hasta inyectables para infecciones  fúngicas invasivas.

Qué es un antimicótico
Qué es un antimicótico

Pomadas para los hongos

Ketoconazol, Terbinafina, Clotrimazol, Miconazol o Tolnaftato son parte de los principales compuestos de los antimicóticos llamados de libre venta o acceso. Son aquellos que no requieren receta médica para comprarlos, y responden como tratamiento a las principales afecciones de la piel como pie de atleta, hongos en manos y tiña común.

Cuando se presenta irritación, comezón, ardor, excesiva sudoración o grietas cutáneas, lo más probable es que se trata de un hongo. El tratamiento consistirá básicamente en aplicar una crema en la zona disminuyendo los síntomas en unas horas y eliminando el problema en días. Sin embargo, antes de aplicar cualquier medicamento se recomienda visitar el médico para valorar el caso particular y descartar alergias o posibles síntomas de algún otro tipo de afección.

Si recurres a tratamientos de libre venta, debes seguir las indicaciones del fabricante y de las reacciones a la aplicación.

En general, las recomendaciones de uso son:

  • Utilizarse 2 o 3 veces por día. Durante 3 semanas o hasta que desaparezca.
  • Continuar con el tratamiento por al menos 15 días más, posterior a la destrucción del hongo, a manera de prevención.
  • Evitar el uso de dosis altas, ya que esto no acelerará la eliminación y podría dañar la piel.
  • Lavar al área afectada y secarla perfectamente antes del tratamiento.
  • Existen presentaciones que además de incluir el fungicida, cuentan también con algún antiséptico, por lo que su uso es más completo.
  • En caso de no presentar alguna mejoría en 3 semanas, dirigirse al médico.

¿Cómo prevenir una infección por hongos?

Los hongos se transmiten por contacto, por lo que la forma más segura de prevención es la limpieza. Bañarse diario, cambiar calcetines y ropa interior, así como utilizar sandalias en vestidores y baños públicos son las mejores armas contra este tipo de contagios.

Es importante recordar que estos tratamientos no deben usarse en menores de 2 años, durante el embarazo y lactancia. Asimismo debes evitar que tengan contacto con los ojos y la boca.

One thought on “Pomadas para los hongos, los mejores antimicóticos para la piel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *