Conoce las consecuencias de tronarse los dedos

¿Eres de las personas que truena uno a uno sus dedos o todos juntos? Existen varios mitos respecto a este hábito, pero la verdad es que puede traerte muchos problemas. Tal vez sea porque sientes nervios o, simplemente, porque disfrutas hacerlo, aunque a los demás les moleste. Sin embargo, antes de que sigas con esta costumbre poco sana, te contamos las consecuencias de tronarse los dedos.

¿Por qué truenan las articulaciones?

¿Por qué te truenas los dedos?

Causas por las que te truenas los dedos.

Es común que truenen tus huesitos, quizá después de pasar mucho tiempo con las piernas dobladas o por ciertos ejercicios; eso sucede de manera involuntaria. Pero, aceptémoslo, cuando truenan las articulaciones de los dedos de tus manos, es porque tú lo provocas.

Mientras no haya dolor, no pasa nada si tus articulaciones truenan, porque solo es de vez en cuando; aunque si los haces a propósito, repetidamente y por largo tiempo, en algún momento verás las consecuencias de tronarse los dedos.

Antes de seguir con eso, entendamos qué sucede cuando lo haces:

  • Tus articulaciones están rodeadas de fluido sinovial, un líquido espeso y claro que las mantiene lubricadas y permite el movimiento.
  • Al tronar tus dedos, la articulación se separa
  • La cápsula que la rodea se estira, generando un vacío en las bolsas sinoviales
  • Se disminuye la presión en el líquido
  • Los gases en él se vuelven menos solubles y forman microburbujas que, al reventarse, causan el peculiar sonido.
  • Se necesita cerca de media hora para que las burbujas se disuelvan en el líquido; por eso, es que no puedes tronar nuevamente los dedos hasta tiempo después.

¿Qué significa la manía de tronar tus dedos?

Primero debes averiguar por qué lo haces, ¿alguna vez te lo has preguntado? Quizá para los demás llega a ser molesto oír ese tronido, pero, para quienes lo hacen, llegar a ser inevitable. Puede deberse a diferentes motivos:

  • Para liberar tensión al sentir nervios.
  • Antes, durante y/o después de un proceso en el que se utilizan intensamente las manos como escribir o tocar el piano.
  • Para dar cierta comodidad ante una situación que estresa o angustia.
  • Incluso, por el gusto de oír el sonido que genera tronarse los dedos.

A veces, este hábito se forma por algo que ya no está presente, pero continúa de manera inconsciente. ¿Te ha pasado que truenas tus dedos y no lo notas hasta que alguien te dice que no lo hagas?

Cuando se trata de algo compulsivo, que no puedes controlar, quizá sea momento de ver a un especialista; es importante atacar el origen y evitar las consecuencias de tronarse los dedos, que te contamos a continuación.

Consecuencias de tronarse los dedos

Artritis

Seguramente alguien te ha dicho que, si sigues con esta costumbre, terminarás con artritis, sin embargo, no se ha comprobado. También se dice que quienes ya padecen esta enfermedad suelen tronarse los dedos para aliviar un poco su dolor. Pero, hasta el momento, solo son teorías.

Debilidad e inestabilidad articular

El presidente del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España menciona que tronarse los dedos puede generar inestabilidad articular. Esto se debe a que hay un equilibrio en las partes que forman las articulaciones de los dedos que, al alterarse, hace que estos se vuelvan inestables.

Comenta que toda tu mano puede perder fuerza y agarre con la falta de estabilidad de uno solo de tus dedos; así que piensa antes de seguir tronándolos o cualquier otra parte de tu cuerpo.

Inflamación y dolor

Otra consecuencia de este hábito es que, tarde o temprano, te cause molestias. Cuando truenas tus dedos, creas una tensión constante que puede hacer que el líquido sinovial se derrame, lo que te provocaría dolor e inflamación.

Otras posibles consecuencias

Se habla mucho que tronarse los dedos causa deformidades y daño en el cartílago de las articulaciones; sin embargo, así como la artritis, tampoco hay estudios que lo comprueben.

Mantener tus manos ocupadas te ayudarán con este tipo de manías y, sobre todo, estar consciente de que lo haces para poder controlarlo. Si es necesario, pide ayuda psicológica para encontrar la causa y la solución.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al seguir navegando en el sitio, aceptas el uso de cookies más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" con la finalidad de brindarle la mejor experiencia de navegación. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" , está dando su consentimiento para ello.

Cerrar