¿Qué tan familiar te es el hábito de comerse las uñas?

¿Qué tan familiar te es el hábito de comerse las uñas?

Que levante la mano el que tiene un amigo con el hábito de comerse las uñas. ¿No la levantaste? Tal vez seas el amigo que se las muerde. Seguramente te han dicho que es malo, antihigiénico y que te saldrán árboles en el estómago; pero ¿qué hay detrás de una persona que se come las uñas? ¡Es momento de descubrirlo!

¿Qué es el hábito de comerse las uñas?

Es la manía de morder, rasgar y, en ocasiones, tragar las uñas, más comúnmente de las manos, pues son las que están al alcance. También se le conoce como onicofagia.

Goal Love GIF by El fútbol esta lleno de entregas - Find & Share on GIPHY

Cuando se puede controlar se le denomina hábito, pero si el impulso le gana a la razón, es una manía. En ambos casos las consecuencias pueden ser:

 

*Llevar bacterias a la boca causando infecciones.

*Paranoquia, infección en la piel que rodea las uñas tanto de pies como de manos.

*Verrugas a causa de infecciones.

*Abultamiento de la piel que la rodea.

*Carencia en el crecimiento de la uña.

*Deformaciones en su apariencia.

*Problemas en el esmalte de los dientes que intervienen en el hábito.

*Cuando la uña es tragada, puede producir problemas estomacales por las bacterias y parásitos que llevan.

Generalmente, no solo es morder las uñas, sino también la cutícula o la piel de su alrededor (padrastros), empeorando el problema.

¿Por qué se desarrolla este hábito?

Mucha gente piensa que es por nervios, pero hay motivos como estrés, hiperactividad, aburrimiento, ansiedad, miedo, insatisfacción, y hasta placer.

Otro motivo es el aislamiento social, que sucede al ser rechazado por la gente que reacciona con desagrado a este hábito; y se vuelve cíclico, ya que las personas que lo padecen, al sentirse rechazados, se sumergen aún más en él.

Tratamientos para el hábito de comerse las uñas

Seguro has probado ponerte barniz de ajo, o pedirle a tu amig@ que te avise algo cuando lo estás haciendo; pero mejor te damos otras opciones que probablemente te servir más:

*Pelota de relajación: opta con una con relleno de semillas, que logrará darte una sensación más placentera y reducirá tu ansiedad.

*Si eres mujer, prueba poniéndote uñas postizas, así pensarás dos veces antes de morderlas; si eres hombre, trata de hacerte manicura donde te apliquen una solución más amarga que el ajo.

*Ponte crema: hazlo varias veces al día, entonces, cuando tu mano entre en la boca, te dará asco la sensación y el sabor.

*Colaciones entre comidas: lleva a tu boca un distractor como almendras, nueces o semillas que mantengan tu mente y manos ocupadas en otra cosa.

*Córtate las uñas: evitarás que la línea blanca le coqueteé a tus ojos, evitando sentir la necesidad de comerlas.

*Presume el avance que tengas: puede ser uno de tus mayores logros, y es digno de presumirse.

*Cubre tus uñas: cuándo estés en tu casa, tápalas con tela adhesiva, que permite que tu piel respire, y es muy resistente.

*Divide y vencerás: si de plano ves que la situación no es nada fácil, comienza por evitar morder un dedo y concéntrate solo en eso. Cuando lo tengas dominado, añade otro y así sucesivamente; cuando menos lo sientas, morder las uñas será cosa del pasado. Cuesta, pero no es imposible. ¡Tú puedes!

 

El hábito de comerse las uñas va más allá de lo estético, aunque, ¿a quién le gusta mostrar unas manos arruinadas por esta manía? Mejor, ármate de valor y fuerza de voluntad para que la elimines de tu vida.

Como siempre, esperamos que esta información te sea de utilidad y puedas mantener unas manos lindas y cuidadas con estos consejos.

Nos leemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *