4 pasos básicos para tener un rostro perfecto

4 pasos básicos para tener un rostro perfecto

¿Alguna vez te has preguntado por qué es tan importante limpiar tu rostro de forma adecuada? Si tu respuesta es NO, te decimos por qué SÍ.

Usar desmaquillantes, jabones, lociones y exfoliantes, es básico para lograr una piel limpia, con aspecto suave, fresco, sedoso y luminoso. Es por eso que te diremos cómo debe ser una rutina de belleza perfecta.

Cómo mantener tu rostro perfecto

1. Básico uno: Desmaquillante

Los desmaquillantes para zonas específicas como ojos y labios, se usan generalmente por las noches para retirar el maquillaje. Su función principal es retirar residuos del rímel y las sombras. Si usas labial de larga duración, el desmaquillante te ayudará a eliminarlo, evitando que se te resequen los labios.

Para usar un desmaquillante bifásico sólo agita levemente el frasco con movimientos circulares, así lograrás que las dos fases del producto se mezclen perfectamente. Como paso siguiente, en una almohadilla de algodón aplica el producto. A continuación, así como te aplicas la máscara de pestañas, de la base de la pestaña hacia la punta, desliza el algodón de forma muy suave las veces que sea necesario para eliminar el maquillaje. En los labios, igualmente con una almohadilla de algodón aplica el desmaquillante; ponlo sobre tu piel y realiza un movimiento de ocho, deslizando el algodón suavemente.

2. Básico dos: Jabón

El siguiente paso es limpiar tu rostro con jabón, preferencia neutro. Tómalo y haz un poco de espuma; llévala hasta tu cuello con movimientos circulares y suaves. Luego sigue en el mentón, mejillas, frente y nariz. Recuerda que los movimientos son muy suaves, al finalizar enjuaga y seca.

3. Básico tres: Tonificante facial

Para complementar tu limpieza el uso de un Tonificante facial es ideal, ya que te ayuda a eliminar cualquier tipo de impureza que haya quedado en tu rostro. La aplicación es nuevamente con una almohadilla de algodón; utiliza 4 o 5 aspersiones de producto, coloca sobre la piel con ligeros toquecitos. Después, no olvides aplicar una crema humectante.

4. Básico cuatro: Exfoliante

La exfoliación también es otro paso importante y necesario, ya que elimina el exceso de células muertas que se va acumulando sobre la piel, y ayuda a que los activos de las cremas de tratamiento penetren mejor. Puedes exfoliar tu piel una vez a la semana en caso de que sea seca; y dos veces, si es grasa o mixta.

Sobre tu piel limpia, aplica una capa lo más pareja posible, y difumínala por todo el rostro con movimientos circulares pequeños y suaves. Este procedimiento te llevará al menos dos minutos; procura que no exceda de ese tiempo para evitar enrojecimientos e irritaciones, y enjuaga perfectamente. Al terminar usa una crema hidratante o una de tratamiento, y verás que tu piel quedará muy suave y fresca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *