Me salieron moretones en las piernas… ¿Tengo SIDA?

Me salieron moretones en las piernas… ¿Tengo SIDA?

Lo recuerdo perfectamente. Me habló con una voz baja y preocupada. Habíamos salido a comer y en lo único que yo podía pensar, era en no rebasar la única hora libre que todo godín puede disfrutar durante el día.

– Amiga, creo que tengo SIDA.

– ¿Qué, por qué dices eso Karina?

Para entonces ella se deshacía en lágrimas, y yo sólo podía pensar en toda la gente que nos miraba de reojo. – ¿Parece esta una escena de ruptura amorosa? -.

– Es que de la nada me salieron unos moretones horribles en las piernas. – Dijo entre sollozos.

– ¿Y de dónde sacaste que tienes SIDA? ¿Ya te hiciste una prueba? ¿Ya fuiste al doctor?

– Me puse a investigar en la computadora. Y encontré que cuando tienes SIDA te salen moretones de la nada. Tengo mucho miedo. ¿Y si Esteban me contagió? Ese maldito, manita. Lo odio. No puede ser. ¿Qué voy a hacer? ¿Qué le voy a decir a mi mamá? ¿Cómo es…

– A ver, ¡cállate y tranquilízate! Para empezar, ¿dónde demonios decía eso? Tú mejor que nadie, sabes que en internet no todo es confiable. Y no hay nada como la opinión de un doctor. Así que…

– Pero es que además me duelen las piernas, siento pesadez, cansancio, y como que tengo tos, y me duele la cabeza, y ya no sé qué pensar… ahí decía que esos síntomas son de alguien que tiene SIDA, manita. ¿Y sí estoy enferma?

-Mira, primero que nada, deja de estar de hipocondriaca. No creo que eso sea por SIDA. A ver, ¿cuánto tiempo tiene que te acuestas con Esteban? Dos meses, ¿no? Entonces no es posible que tan rápido se manifiesten esos síntomas, a menos que estuvieras súper anémica o algo así. Además, insisto, no hay nada como ir al doctor y que te revise. Yo digo que es otra cosa. Quizá necesitas hacer ejercicio. Tú sabes que pasamos todo el día sentadas frente a la computadora y no nos movemos, ni hacemos ejercicio…, eso puede derivar en problemas de várices, ¿lo sabias? Entonces, antes de que te pongas histérica, mejor ve al doctor.

– Tienes razón, manita. Voy a ir.

**************

El Internet no es un doctor

Aunque no lo creas, este tipo de conversaciones suceden, y mucho; todo porque la gente suele creerse todo lo que ve publicado en internet, sin verificar que realmente sea cierto.

En el caso de Karina, resultó que eran síntomas de várices, y no de SIDA, como ella erróneamente pensó. El doctor que la revisó también le envió una prueba sanguínea para salir de cualquier duda, la cual al final fue negativa.

Le recomendó que todas las tardes hiciera ejercicio, al menos 30 minutos de caminata, natación, o algo de cardio, etc., todo, con tal de que sus piernas tengan movimiento y desaparezcan los síntomas. También le explicó que los moretones pueden salir debido a que los vasos sanguíneos están enfermos y se rompen.

En su caso, le recetó un tratamiento natural para las várices llamado Flebocaps, el cual está hecho de castaño de indias, y es efectivo cuando los síntomas de este problema no son tan graves. También le comentó que cuando el problema es más delicado, es decir, las venas ya están bastante inflamadas, se notan a simple vista, o el dolor compromete su movilidad, la medicación debe ser más especializada, como el tratamiento para las várices que consta de diosmina con hesperidina.

De todo esto, ¿qué aprendimos?

  1. Sin gorrito no hay fiesta.
  2. No tomar los síntomas a la ligera.
  3. Si vas a investigar en internet, verifica tus fuentes. ¡No te escandalices antes de tiempo!
  4. Lo mejor ante cualquier síntoma raro es: ¡consultar a un médico!

**************

¿Qué pasó con Karina y Esteban? Ya pasaron como dos años desde entonces, y ahora viven juntos. *

***************

*Se cambiaron los nombres de los involucrados para mantener el anonimato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *