Disfunción eréctil: Motivos por los que el amigo ya no responde

Disfunción eréctil: Motivos por los que el amigo ya no responde

¿Has notado que últimamente a tu pareja le ha costado mantener una erección o qué su vida sexual se ha vuelto casi nula por qué su “amigo” ya no responde? Toma en cuenta estos factores, los cuales, pueden estar ocasionando que tu pareja pueda sufrir de disfunción eréctil.

¿Qué es la disfunción eréctil?

La mayoría sabe qué es cuando un hombre tiene dificultades para lograr o mantener una erección, pero ¿y qué más?

Bueno pues que este problema solía presentarse en hombres alrededor de los 40 años, aunque en últimas fechas ya lo pueden padecer jóvenes entre 25 y 30 años.

Hay factores internos y externos que pueden estar causando este tipo de problema, pero ¡tranquilo!, no todo está perdido.

Causas que podrían originar la disfunción eréctil

La disfunción eréctil, podría tratarse de un problema de salud.
Los problemas de salud detrás de este padecimiento.

Factores psicológicos

En estas circunstancias el pene no presenta ningún problema físico. Todo viene a partir de la ansiedad que pueda estar experimentando el hombre por conseguir una erección exitosa, algún tipo de depresión o estrés.

Así que, es natural que tu pareja pueda padecerla cuando tiene problemas en el trabajo, con la familia o anda preocupado.

Hipertensión

Afecta los vasos sanguíneos, obstruyendo el paso de la sangre entre las arterias del pene, evitando que se dilaten y, por tanto, imposibilitando la erección.

Siendo esta una de las enfermedades más recurrentes en los hombres, es necesario que acuda a revisiones periódicas para controlarla.

Diabetes

Esto puede deberse a los problemas ocasionados en los nervios y en los vasos sanguíneos por causa de un descontrol en los niveles de azúcar en la sangre.

Presentar disfunción eréctil podría anticipar el diagnóstico de la diabetes. En este caso, no estaría nada mal realizarse un estudio para saber que todo anda bien.

Colesterol

La acumulación de grasa en las arterias, incluso en las del pene, llega a limitar el flujo sanguíneo, como consecuencia no se puede mantener una erección plena.

A nivel de los nervios impide que el pene reciba los impulsos necesarios para completar la erección, por otro lado, baja la producción de testosterona, reduciendo el apetito sexual.

También te puede interesar 8 alimentos para bajar el colesterol de forma natural

Tabaquismo e ingesta de alcohol

Fumar con frecuencia es un factor que contribuye en el desarrollo de la impotencia. Debido a que aumenta la presión arterial y la acumulación de grasas en las arterias dificulta una erección exitosa.

El alcohol,  con la ingesta continua o en grandes cantidades, oprime el sistema nervioso central provocando disfunción eréctil.

Medicamentos

Otro factor que no podemos dejar pasar es el uso continuo de medicamentos, como: antihistamínicos, de control de presión o quimioterapéuticos.

Si se identifica que esta puede ser la causa que genera el problema, lo recomendable es consultar con el médico antes de dejar de consumirlos.

Recomendaciones

No hay productos milagro que puedan asegurar que el padecimiento desaparecerá, lo primero es acudir a una consulta médica.

Se debe ser completamente honesta en cuanto a las preguntas que le pueda realizar el médico ya que de eso dependerá el tipo de estudios que solicite.

Junto con el tratamiento médico es importante hacer algunos cambios como:

Realizar ejercicio

Para bajar los niveles de estrés, olvidarse de los problemas laborales y mejorar la salud cardiovascular y, por ende, el flujo sanguíneo.

Mejorar la alimentación

Una dieta correcta puede favorecer las erecciones durante la relación sexual. Alimentos que contiene aminoácidos como la L-arginina, te pueden ayudar, por ejemplo:

  • Carnes magras
  • Mariscos
  • Frijoles
  • Jugo de sandía
  • Frutos secos

Dormir bien

Permitirá tener una mejor salud y realizar todas las actividades del día con mayor efectividad y buen humor.

Lo recomendable es dormir 7 horas diarias, lo que servirá de apoyo para tener una vida sexual satisfactoria.

Esperamos que estas recomendaciones te ayuden a abordar el tema de la disfunción eréctil con tu pareja o si tú eres el afectado, puedas pedir ayuda.

Nos leemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *