¿Qué puedo tomar para aliviar una contractura muscular?

¿Qué puedo tomar para aliviar una contractura muscular?

Una lesión deportiva se recupera 40 % más rápido si se atiende en la primera hora. Hoy te diremos qué tomar para aliviar una contractura muscular.

Existen muchos métodos, pero explicaremos los más sencillos y accesibles en el hogar, ya que en ocasiones un sobreesfuerzo o un mal entrenamiento pueden ocasionar lesiones.

¿Qué es una contractura muscular?

Se trata de una contracción continuada e involuntaria del músculo y sus fibras; la cual provoca dolor y una alteración en su función habitual. Pueden aparecer durante una actividad física, por un exceso de esfuerzo, un calentamiento inadecuado o una flexibilidad deficiente.

La lista de los principales tipos de contractura muscular, de acuerdo con el portal Cuídate Plus, son:

1.- Contractura postraumática o defensiva

Se producen tras un impacto, se activa la musculatura adyacente como respuesta para proteger las estructuras sensibles. Comúnmente son de dolor intenso y rígidas, pero se resuelven después de 48 a 72 horas. Un ejemplo es la contractura cervical.

2.- Contracturas posturales

Estas lesiones surgen de manera lenta y progresiva por malas posturas. No suelen dar mucho dolor, excepto cuando se asocia con otros músculos cercanos. Estas pueden empeorar, como una contractura por estrés.

3.- Contracturas por hipotonía

También llamados espasmos musculares. Ocurre cuando el músculo está débil y se le solicita una contracción más fuerte; se produce la contractura para evitar la rotura de fibras. Estas comúnmente surgen durante la actividad física.

Contracturas por una mala postura

¿Qué puedo tomar para aliviar una contractura muscular?

Para disminuir las molestias de esta lesión, se sugiere lo siguiente:

Identificar el tipo de lesión

Lo primero es revisar si se trata de una contractura muscular u otro tipo de lesión. La mejor alternativa es tener la asesoría de tu médico de confianza, quien evaluará si existen los siguientes síntomas:

  • Dolor y dificultad de movimiento del músculo lesionado
  • Hematomas y cambios de color de piel
  • Hinchazón o inflamación

Fomentos de calor

El calor suave y seco pueden ayudar a relajar el músculo, en este caso, se puede utilizar una compresa caliente y aplicarla sobre la lesión. Toma en cuenta que debe de ser un calor soportable, que no produzca quemaduras o ampollas.

La aseguradora española Mapfre recomienda no utilizar compresas frías, de lo contrario, los resultados pueden ser contraproducentes.

Utilizar un método especializado

En algunas ocasiones, el médico tratante puede sugerir el uso de relajantes musculares o antinflamatorios no esteroides (AINEs), para aliviar el dolor y reducir la inflamación. Hay diversas opciones, una de ellas son los medicamentos genéricos, que tienen la misma efectividad, pero a menor costo. Algunas sugerencias que puede dar un especialista de la salud son:  

Metocarbamol con ibuprofeno: Este es uno de los mejores antinflamatorios para contracturas musculares, pero también es un auxiliar en el dolor de cuello, tensión muscular, exceso de ejercicio, esguinces o malas posturas. Se sugiere tomar un cápsula cada seis a ocho horas, según la intensidad del dolor; pero no se deben exceder las seis cápsulas en 24 horas, ni tomarlo más de cinco días. Esta opción es para mayores de 12 años. Aquí dejamos un ejemplo de medicamento genérico.

Diclofenaco: Se utiliza para aliviar el dolor leve a moderado, una ventaja es que se vende en presentación de gel, lo que ayuda a que se aplique directamente sobre la zona afectada; sirve como antinflamatorio y analgésico. Su costo es alrededor de $ 25 pesos mexicanos. Aquí se puede comprar, diclofenaco en gel.

Benzodiacepinas: Es un medicamento que tiene un efecto antiepiléptico, ansiolítico hipnótico y relajante muscular. Es importante vigilar este medicamento, ya que, aunque es bien tolerado y seguro, el portal Cuídate Plus advierte que tiene un efecto depresor sobre el sistema nervioso central, como: somnolencia, dificultad de atención, problemas de memoria y dificultad de concentración.

Masoterapia y estiramientos para aliviar contracturas

Otra técnica que se puede utilizar es dar un masaje en la zona afectada y hacer pequeños movimientos para estirar el músculo, pero estos deben realizarse por un experto, como un fisioterapeuta; de lo contrario, se corre el riesgo de que se agrave la lesión o se produzca otra.

Terapias alternativas

Se puede recurrir a otro tipo de técnicas que ayuden a relajar el músculo y aliviar el dolor, pero se debe consultar al proveedor de salud. Un ejemplo es la punción seca, que utiliza agujas como en la acupuntura.

Si la contractura muscular no desaparece o el dolor no disminuye en algunos días es conveniente visitar el médico de confianza para otra revisión.

Masaje en la zona afectada

¿Cómo prevenir las contracturas musculares?

Para evitarlas, puede seguir las siguientes recomendaciones:

  • Calentar durante cinco a diez minutos antes de cualquier actividad física o deportiva
  • Aumentar progresivamente la intensidad del ejercicio, esto significa, no cargar más de lo que se puede
  • Realizar ejercicios de elasticidad al terminar para entrenar la flexibilidad
  • Cuidar la postura al estar estado, de pie o realizar determinados movimientos
  • Si se pasa mucho tiempo en una sola posición, se recomienda estirar cada dos horas, durante dos a tres minutos
  • Beber suficiente agua de manera regular
  • Mantener una dieta equilibrada
  • Aprender a relajarse y dormir adecuadamente

Las contracturas musculares se pueden prevenir

Ya sabes cómo puedes evitar este tipo de lesiones. Te invitamos a leer más tips en ¿Qué Puedo Tomar? y compartir estos consejos sobre cómo aliviar una contractura muscular. Nos vemos en el siguiente artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *