3 secretos de la abuela súper efectivos para evitar las várices

3 secretos de la abuela súper efectivos para evitar las várices

Los primeros signos de las várices no son las famosas “arañitas”, en realidad hay síntomas previos que anuncian su aparición. La mayoría ignora sensaciones como el hormigueo en las piernas, pesadez, dolor, punzadas, e incluso calambres. Y piensan que pasan por deficiencia de potasio, por no hacer actividad física o por cansancio. Quizá tengan razón, pero lo malo es que no consideran que podrían ser várices.

Las várices son venas que se han debilitado, lo que hace que la sangre no circule correctamente hacía el corazón para oxigenarse y se acumule en ciertos lugares del cuerpo. El más común son las piernas, aunque también pueden aparecer como hemorroides, várices esofágicas o incluso en el rostro.

La mejor forma de prevenir las várices o tratarlas después de que aparecen sus primeros síntomas, es cambiar el estilo de vida sedentario por uno más sano. En este sentido, hacer al menos 30 minutos de ejercicio al día sí puede hacer la diferencia.

Pero, ¿qué hacían las abuelas para evitar las várices?

  1. Algo que cualquiera puede realizar en casa, es recostarse en el sillón o la cama y poner las piernas en alto por algunos minutos. Esto sirve para disminuir el dolor e hinchazón.
  2. Las abuelas también recomiendan tratamientos naturales para las várices, como una mezcla de ajo molido y alcohol. Se debe dar un masaje en las piernas durante las noches para disminuir la hinchazón en las venas. El ajo es un gran desinflamatorio que igual sirve agregándolo a las comidas, como untándolo a través de esta receta.
  3. Usualmente se ocupa para torceduras, pero este consejo también se recomienda para disminuir los síntomas iniciales de las várices, como pesadez y hormigueo. Se trata de sumergir las piernas en un balde de agua caliente con sal marina y vinagre de manzana.

También hay quienes recurren a medicina natural como las cápsulas de castaño de indias. Pero si los síntomas no ceden, mejor consulta al médico para que te recete un tratamiento ideal para várices. En este sentido, los médicos suelen prescribir medicamentos como diosmina con hesperidina 450/50 mg. Pero sólo él podrá definir la dosis y la frecuencia de toma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *