fbpx

¿Por qué es importante la leche materna?

Seguramente has escuchado e incluso tu médico pediatra te recomendó dar leche materna a tu bebé, pero ¿conoces todos los beneficios que ésta aporta para su desarrollo? Sin lugar a duda la leche materna juega un papel fundamental para su desarrollo, pero en esta nota queremos contarte más a detalle. Te invitamos a que nos acompañes y continúes leyendo…

¿Por qué es importante la leche materna para el desarrollo de mi bebé?

Como ya lo mencionamos, la leche materna es el mejor alimento para un lactante durante los primeros meses de vida. Gracias a ella se cubren las necesidades nutricionales para que obtenga un adecuado crecimiento y desarrollo físico, incluso gracias a esta se crea un vínculo emocional madre-hijo. Esta adecuada relación de apego es esencial en ambos para un correcto desarrollo como persona independiente y segura.

La primera leche es llamada calostro, esta es más amarillenta y contiene una gran cantidad de proteínas e inmunoglobulinas (sustancias antiinfecciosas) y aporta gran cantidad de calorías en pequeño volumen. Durante los primeros días este es el alimento ideal para los bebés, puesto que su estómago es pequeño y les es necesario realizar tomas frecuentes de poca cantidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es recomendable amamantar a los bebés exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida.

¿Por qué hay madres que producen poca leche durante la lactancia?

Pueden ser diversos los motivos por los cuales una madre no produce la suficiente leche durante la lactancia, algunos de ellos pueden ser:

  • Esperar demasiado tiempo para empezar a amamantar
  • No amamantar con la suficiente frecuencia
  • Uso de ciertos medicamentos
  • Obesidad de la madre
  • Presión arterial alta inducida por el embarazo
  • Diabetes mal controlada

Para evitar la poca producción de leche te sugerimos que no esperes demasiado tiempo para empezar a amamantar, así como amamantar con frecuencia, revisar tu presión a menudo, ofrecer a tu bebé ambos senos en cada toma y sacarse la leche cada vez que omitas una sesión de lactancia para proteger tu suministro de leche.

Te sugerimos que para más recomendaciones consultes con tu médico pediatra de confianza quien te brindará la asesoría que necesitas.

¿Qué hago si no puedo amamantar a mi hijo con leche materna?

Este es un tema muy importante para tratar, hay muchas mujeres que por diversos factores no pueden amamantar a sus bebés y es por eso por lo que se ven en la necesidad de recurrir a otros métodos como leche de fórmula. Sin embargo, se han realizado estudios en donde se ha demostrado que puede existir un mayor riesgo de ciertos problemas de salud en los niños no amamantados con leche materna. Algunos de estos pueden ser:

  • Infecciones gastrointestinales
  • Infecciones respiratorias
  • Infecciones urinarias
  • Dermatitis atópica
  • Alergia
  • Asma
  • Obesidad
  • Enfermedad celíaca
  • Diabetes Mellitus
  • Esclerosis múltiple
  • Cáncer

Además, los lactantes que no han sido alimentados con leche matera pudieran presentar hiperactividad, ansiedad e incluso depresión.

Como lo mencionamos, en ocasiones las madres no logran amamantar a sus hijos con leche materna, incluso porque hay bebés prematuros que presentan un sistema digestivo inmaduro por lo que no toleran la lactosa, otros, aunque es poco común, presentan una intolerancia temporal a la lactosa causada por ejemplo por una gastroenteritis, esto suele ser transitorio y se recuperan unas semanas después.

Si este es el caso de tu bebé te sugerimos que siempre consultes primero con tu médico pediatra para conocer que fórmula láctea es la adecuada para tu bebé. Sabemos que en el mercado existen infinidad de marcas y no sabemos cuál comprar; nuestra sugerencia es que consultes con tu médico y que veas la tabla nutrimental de las fórmulas que estás considerando; además verifica que este adicionada con vitaminas y minerales como Calcio, Hierro, fibra y probióticos. En el mercado incluso hay algunas que contienen DHA, que es la abreviatura científica para el Ácido Docosahexaenoico. Tanto el DHA como el ARA son ácidos grasos, nutrientes que se consideran fundamentales para el cerebro y los ojos de tu bebé.

Recuerda, la mejor fuente de alimento para tu bebé siempre será la leche materna, pero si no es posible amamantarlo por alguna de las causas que mencionamos consulta con tu médico pediatra para que te recomiende la fórmula láctea más adecuada para tu pequeño. Continúa leyendo más de nuestras próximas notas…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al seguir navegando en el sitio, aceptas el uso de cookies más información

La configuración de cookies en este sitio web está configurada para "permitir cookies" con la finalidad de brindarle la mejor experiencia de navegación. Si continúa utilizando este sitio web sin cambiar la configuración de las cookies o si hace clic en "Aceptar" , está dando su consentimiento para ello.

Cerrar